Comparta

María recompensa el rezo en público del Santo Rosario

Alfonso, rey de León y de Galicia, deseando que todos sus criados honraran a la Santísima Virgen con el rosario, resolvió, para animarlos con su ejemplo, llevar ostensiblemente un gran rosario, aunque sin rezarlo. Esto bastó para obligar a toda su corte a rezarlo devotamente.

El rey cayó enfermo de gravedad. Ya le creían muerto, cuando fue arrebatado en espíritu ante el tribunal de Jesucristo.­ Vio a los demonios que le acusaban de todos los crímenes que había cometido. Cuando el divino Juez lo iba ya a condenar a las penas eternas, intervino en favor suyo la Santísima Virgen. Trajeron entonces una balanza; en un platillo de la misma colocaron todos los pecados del rey. La Santísima Virgen­ colocó en el otro el gran rosario que Alfonso había llevado para honrarla y los que, gracias a su ejemplo, habían recitado otras personas. Esto pesó más que los pecados del rey. La Virgen le dijo luego, mirándole benignamente:

“Para recompensarte por el pequeño servicio que me hiciste al llevar mi Rosario, te he alcanzado de mi Hijo la prolongación de tu vida por algunos años. ¡Empléalos bien y haz penitencia!”

Volviendo en sí el rey exclamó: “¡Oh bendito rosario de la Santísima Virgen, que me libró de la condenación eterna!”­

Y después de recobrar la salud, fue siempre devoto del rosario y lo recitó todos los días.

Que los devotos de la Santísima Virgen traten de ganar el mayor número de fieles […] a ejemplo de estos santos y de este rey. Así conseguirán en la tierra la protección de María y luego la vida eterna: “Los que me dan a conocer, alcanzarán la vida eterna” (Eclo 24, 31).

San Luis María Grignion de Montfort, El Secreto Admirable del Santísimo Rosario, nº 29 in Obras, B.A.C., Madrid, 1984, p. 412.

Fuente: El Perú necesita de Fátima http://www.fatima.pe/

Print Friendly
15/03/2012 | Por | Categoría: Verdades Olvidadas
Tags: , ,

Deje su comentario