Comparta

Las virtudes cristianas son las mismas para todas las épocas

Verdades Olvidadas

“Sólo aquel que no se acuerde de las palabras del Apóstol: ‘Los que El previó, también predestinó a ser conformes a la imagen de su Hijo’ [Rom. 8, 29], sólo aquél -digo- podrá pensar que las virtudes cristianas son acomodadas las unas a un tiempo y las otras a otro.

“Cristo es el Maestro y el ejemplo de toda santidad, a cuya norma se ajusten todos cuantos deseen ocupar un lugar entre los bienaventurados.

“Ahora bien: a medida que pasan los siglos, Cristo no cambia, sino que es el mismo ‘ayer y hoy, y será el mismo por todos los siglos’ [Hebr. 13, 8]. Por lo tanto, a todos los hombres de todos los tiempos se dirige aquello: ‘Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón’ [Mat. 11, 20]: y en todo momento se nos muestra Cristo ‘hecho obediente hasta la muerte’ [Phil. 2, 8].

“También aquellas palabras del Apóstol: ‘Los que son de Cristo han crucificado su carne con los vicios y las concupiscencias’ [Gal. 5, 24] valen igualmente para todos los tiempos”.

Exhortación Apostólica “Haerent animo” de S.S. San Pío X, 4 Agosto 1908

Print Friendly
28/09/2016 | Por | Categoría: Verdades Olvidadas
Tags: , ,

Un comentario to “Las virtudes cristianas son las mismas para todas las épocas”

  1. ArmandoPerez dice:

    En Antioquía fue la primera vez que llamaron “cristianos” a los seguidores de Jesucristo; porque eran muy parecidos a ÉL, en su forma de ser, de pensar y de hacer las cosas.
    Y para ser cristiano -en toda época- es necesario reconocer a JESÚS como el SEÑOR (KURIOS), que significa que ÉL es mi Dueño, mi Gobernador, mi Jefe, mi Autoridad Máxima.
    Y fueron perseguidos porque el kurios era César el emperador romano; porque cuando le decían a un cristiano: “César es el Señor”, él respondía: “No; Jesucristo es el Señor y Rey”. (Hechos 17:7).

    Un seguidor de Cristo Jesús.
    Mateo 16:24. Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de MÍ, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.

    El apóstol Pablo lo dijo así:
    Gálatas 2:20. Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.
    QUE JESUCRISTO SEA EL SEÑOR DE CHILE

Deje su comentario