Comparta

Las últimas palabras de Steve Jobs

Steve Jobs, [1] empresario y magnate de la informática, murió el 5 de Octubre de 2011. Dejando al margen los aspectos obscuros y controvertidos de su vida y personalidad, sus últimas palabras constituyen una meditación, un tanto laica, sobre el valor que debemos atribuir al éxito y a la fortuna.

Steve Jobs cuando estaba en la cima del éxito en los negocios

“He llegado a la cima del éxito en los negocios.

“A los ojos de los demás, mi vida ha sido el símbolo del éxito.

“Sin embargo, aparte del trabajo, tengo poca felicidad. Por lo demás, mi riqueza es simplemente un hecho al que estoy acostumbrado.

“En este momento, acostado en la cama del hospital y recordando toda mi vida, me doy cuenta de que todos los elogios y las riquezas de las que estuve una vez tan orgulloso, se han convertido en insignificantes delante de mi muerte inminente.

“En la oscuridad, cuando miro las luces verdes de los equipos de respiración artificial y siento el zumbido de sus sonidos mecánicos, puedo sentir el aliento de mi próxima muerte que se cierne sobre mí.

“Sólo ahora entiendo que una vez que acumulas suficiente dinero para el resto de tu vida, tienes que perseguir objetivos que no están relacionados con la riqueza.

“Debe ser algo más importante:

“Por ejemplo, historias de amor, el arte, los sueños de mi infancia.

“No, deja de perseguir la riqueza, sólo puede hacer que una persona sea un ser retorcido, igual que yo.

El magnate a las puertas de su muerte

“Dios nos ha hecho de una determinada manera, podemos sentir su amor en el corazón de cada uno de nosotros, y no las ilusiones construidas por la fama o el dinero, al igual que hice en mi vida, no puedo llevarlos conmigo.

“Sólo puedo llevar conmigo los recuerdos que fueron fortalecidos por el amor.

“Esta es la verdadera riqueza que te seguirá; que te acompañará, que te dará fuerza y ​​luz para seguir adelante.

“El amor puede viajar miles de millas y así la vida no tiene límites. Va a donde quieres ir. Esfuérzate por alcanzar las metas que deseas alcanzar. Todo está en tu corazón y en tus manos.

“¿Cuál es la cama más cara del mundo? La cama de hospital.

“Si tienes dinero, puedes contratar a alguien para conducir tu coche, pero no puedes contratar a alguien para tomar tu enfermedad que te está matando.

“Las cosas materiales perdidas se pueden recuperar. Pero hay una cosa que nunca se puede hallar cuando la pierdes: la vida.

Sea cual sea la etapa de la vida donde estamos en este momento, al final vamos a tener que enfrentar el día en que cae el telón.

“Por favor atesora tu amor por la familia, el amor por tu esposo, el amor por tus amigos …

“Trata a todos bien y mantén la amistad con tus vecinos”.


Fuente: http://www.rojakpot.com/steve-jobs-last-words-debunked/

[1] Steven Paul Jobs (San Francisco, California, 24 de febrero de 1955-Palo Alto, California, 5 de octubre de 2011), más conocido como Steve Jobs, fue un empresario y magnate de los negocios del sector informático y de la industria del entretenimiento estadounidense. Fue cofundador y presidente ejecutivo de Apple Inc.12 y máximo accionista individual de The Walt Disney Company.

Print Friendly
29/01/2016 | Por | Categoría: Verdades Olvidadas

4 Comentarios to “Las últimas palabras de Steve Jobs”

  1. Pedro Aedo Vielma dice:

    Tal vez para algunos sea lame se lamentable el que se haya dado cuenta al final de su vida pero es peor no haberse dado cuenta jamás o lo que es peor aún darse cuenta y no reaccionar y cambiar ante la evidencia. La salvación nos puede llegar en cualquier momento y muchas veces las enfermedades son una puerta para tomar conciencia. La vida de este hombre al final es esperanzadora.

  2. María de la Luz Alvarez dice:

    Lamentable que se haya dado cuenta tan tarde y que lo único que importa es cumplir la voluntad de Dios y todo lo demás se nos dará por añadidura. Perseguir la riqueza es un absurdo ella no satisface en absoluto.

  3. Anita dice:

    Se confirma una vez más que no todo se compra con dinero, por ejemplo la salud, la vida, los amigos… el amor. Por eso Facundo Cabral tenía una frase que decía “Pobrecito mi patrón piensa que el pobre soy yo”, la felicidad no siempre es sinónimo de dinero, éste ayuda pero no cuando se convierte en el fin de la vida y deja de ser un medio para ser feliz, haciendo felices a otros.
    Estoy de acuerdo con Steve Jobs, muy interesantes sus comentarios.

  4. Armando Perez dice:

    Gracias a DIOS por los momentos difíciles que vivimos, porque esto nos hace reconocer lo vulnerable que somos y la necesidad de DIOS. Recordemos Sus Palabras, como:

    Amarás al SEÑOR tu DIOS, con todo el corazón, con todos tus pensamientos, alma y con todas tus fuerzas… y amar a tus cercanos como a ti mismo.
    A los que amamos a DIOS todas las cosas nos ayudan a bien, conforme a su propósito.
    Diga el débil, fuerte soy (El cristiano mientras más débil se sabe y siente, busca con mayor intensidad la presencia de DIOS en su vida).
    Puedo pedir a DIOS confiado porque nada hay imposible para ÉL.

Deje su comentario