Comparta

Cuando un ciego guía a otro ciego

Nuestro Señor Jesucristo dijo: ‘Si un ciego guía a otro ciego, ambos caen en el abismo‘ (Mt. 15,14).

De esto resultan, en gran parte, las incertidumbres en que Chile se encuentra. Sólo teniendo en cuenta los problemas económicos y financieros, es evidente en esta materia la ausencia de datos vigorosamente documentados, cristalinamente analizados, y sin los cuales el “hombre de la calle”  de esta democracia tambaleante ni siquiera puede saber lo que quiere o no quiere.

Por esto, las noticias de los periódicos sobre las alternativas propuestas para la solución de estos problemas, dan al “hombre de la calle” ‒para mí, por ejemplo, que en materia económica y financiera me tengo en esta cuenta‒ la impresión de que los debates o los cambalaches efectuados en los altos bastidores de nuestra vida pública son meras sesiones de prestidigitación.

En otras palabras, cuando la experiencia desgasta varias sugerencias que han sido mostradas como “milagrosas”, hay una tensión general. Y de esta tensión emerge así uno, dos o tres “genios”, con nuevas soluciones tan extravagantes o inverosímiles cuanto sería sacar un conejo de un sombrero o un huevo de un lápiz “(los que esperan ser comidos al final).

Adaptado de artículo de Plinio Corrêa de Oliveira el 11 de abril de 1988, en la Folha de S. Paulo

Print Friendly, PDF & Email
12/07/2013 | Por | Categoría: Tendencias
Tags: ,

Deje su comentario