Comparta

“He manifestado mi adhesión a la Moral cristiana”

Con este título la Asociación francesa Avenir de la Culture, ha iniciado una campaña contra el proyecto de ley que castiga “la discriminación por causa de la orientación sexual”, es decir, una ley que condena a quienes desaprueban los actos homosexuales.

Las consideraciones sobre las consecuencias de dicho proyecto resultan muy oportunas para el caso de Chile, donde ya existe un proyecto de ley de legalización de uniones homosexuales y varias leyes contra la “discriminación” ya aprobadas. Acción Familia ha venido alertando sobre estos peligros en numerosas ocasiones.

*     *     *

Si Ud. no actúa hoy, mañana será obligado a aprobar la homosexualidad…

Ud. no podrá creerlo, pero dentro de poco Ud. no podrá profesar su adhesión a los principios de la Moral cristiana.

– ¿Sabe que el Primer Ministro y el conjunto de los diputados están a punto de promulgar, antes del verano (europeo), una ley “castigando la discriminación en nombre de la orientación sexual”. es decir, una ley hecha para condenar a quienes desaprueben los actos de homosexualidad?

Ud. se sorprenderá sin duda de saber que es la Moral cristiana la que es puesta fuera de la ley. Y si se considera la fuerza de los lobbys homosexuales en los medios de comunicación, es una verdadera dictadura sobre el pensamiento que prohíbe toda crítica que se haga.

Ud. piensa como yo que el respeto legítimo a las personas no puede conducir a imponer la aprobación de su comportamiento desviado.

– Los lobbys homosexuales que se pretenden los campeones de la “liberación” y del respeto a la “diferencia” quieren imponer por fuerza una ideología única e inmoral.

En Irlanda , el Consejo por las Libertades Civiles ha advertido a la Iglesia católica que el hecho de difundir el último documento del Cardenal Ratzinger sobre el reconocimiento jurídico de las uniones homosexuales pondría conducir a procesos judiciales, con penas hasta de seis meses de prisión.

¡Y esto en un país mayoritariamente católico!

En el documento del Vaticano, el cardenal Ratzinger no duda en recordar que la homosexualidad es “un comportamiento desviado”. Pero va más lejos: “Cuando se enfrenta el reconocimiento jurídico de las uniones homosexuales, (…) debemos oponernos de modo claro e incisivo“.

Y agrega: “Si todos los fieles deben oponerse al reconocimiento jurídico de las uniones homosexuales, esta responsabilidad incumbe en particular a los políticos católicos en razón de su propio cargo. El parlamentario católico tiene el deber moral de expresar clara y públicamente su desacuerdo y de votar contra este proyecto de ley“.

Por supuesto, lo que vale para el pseudo-matrimonio  homosexual vale también para esta ley increíble que torna criminal la manifestación de la Moral cristiana.

Déjeme decirle con franqueza lo que es peor en esta ofensiva contra la Moral cristiana:

-sin la complicidad de ciertos miembros del clero “progresista” y de elementos de la izquierda “católica”,

– sin el apoyo de políticos que se dicen cristianos pero que se apresuran para aprobar leyes inmorales,

– y sin la inercia y el silencio de tantos católicos avergonzados de serlo, la ofensiva de una minoría ínfima de extremistas muy activos en contra de la familia, la moral y la sociedad no tendría ninguna posibilidad de tener éxito.

*     *     *

Avenir de la Culture

pide que se envíe con urgencia un mensaje al Primer Ministro y al “Garde des Sceaux” del Ministerio de Justicia de Francia. 

Print Friendly
15/09/2004 | Por | Categoría: Tolerancia

Deje su comentario

*Escriba los caracteres