Comparta

Las consecuencias de la elección de este domingo

 Este artículo, de un miembro del prestigioso Cato Institut de Washington, expone con claridad las perspectivas que se presentan a los chilenos para los próximos años. Acción Familia ha publicado el libro “Chile, 40 años después…” que analiza a los aspectos morales y económicos en perspectiva. Bájelo gratuitamente

Chile fue a las urnas este domingo en la que fue tal vez la elección presidencial más importante desde el retorno de la democracia en 1990. Muchos observadores extranjeros se centraron en la curiosidad de que los dos principales candidatos eran dos hijas de generales de la Fuerza Aérea que optaron por bandos opuestos durante el pronunciamiento militar que derrocó al presidente socialista Salvador Allende en 1973. Pero lo que está en juego en esta elección no es el pasado de Chile, sino su futuro.

Primero vamos a recapitular cuál es la situación de Chile hoy.

Gracias a las reformas de libre mercado implementadas desde 1975 por el gobierno militar de Augusto Pinochet ‒que fueron posteriormente profundizadas por los gobiernos democráticos de centro‒izquierda que gobernaron el país desde 1990‒ Chile puede presumir de los siguientes logros:

Es la economía más libre en América Latina y se encuentra 11º lugar en el mundo (por delante de los Estados Unidos) de acuerdo al Economic Freedom of the World Report.

Ha más que triplicado su renta per cápita desde 1990 a 19.100 dólares, que es la más alta de América Latina.

De acuerdo con el FMI, en 2017 Chile alcanzaría un ingreso per cápita de U$23.800, que es el umbral oficial para convertirse en un país desarrollado.

• De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Chile presenta la más impresionante reducción de la pobreza en América Latina en las últimas dos décadas. La tasa de pobreza se redujo de 45%, a mediados de la década de 1980, al 11% en 2011, la más baja en la región.

Tiene las instituciones democráticas más fuertes de América Latina de acuerdo con el Índice de Estado de Derecho del World Justice Project .

Es el país menos corrupto de América Latina, según Transparency International.

• Junto con Costa Rica y Uruguay, tiene el mejor récord en América Latina en materia de derechos políticos y libertades civiles, según Freedom House.

La desigualdad de ingresos, que siempre ha sido un malestar a los ojos de muchos, ha disminuido en la última década.

Con un historial tan impresionante, es muy extraño que el principal candidato, la ex presidente Michelle Bachelet, postule de nuevo bajo una plataforma que pide cambios que alterarían significativamente el modelo chileno, aumentando el papel del Gobierno en la economía. En particular, Bachelet propone una educación superior gratuita para todos; la abolición de las escuelas y universidades privadas con fines de lucro; la introducción de un fondo de pensiones de propiedad estatal en el sistema de pensiones privadas del país; mayores impuestos a las empresas y a los profesionales, e incluso una nueva constitución.

Bachelet llegó en primer lugar en estas elecciones, con el 46,7 % de los votos ‒por debajo del 50% necesario para evitar una segunda vuelta. El 15 de diciembre tendrá que enfrentarse una vez más el candidato de centro‒derecha Evelyn Matthei, que quedó en segundo lugar con un 25%.

Es muy probable que Bachelet gane la segunda vuelta, pero su coalición de gobierno ‒que por primera vez incluye al Partido Comunista‒ no alcanzó en el Congreso la mayoría de dos tercios necesaria para cambiar la constitución. Sin embargo, la coalición tiene los votos suficientes para impulsar sus iniciativas legislativas en materia de impuestos, educación y pensiones.

Vale la pena señalar que, a pesar de las declaraciones de Bachelet complaciéndose con su apoyo masivo entre los chilenos, no sólo no consiguió evitar una segunda vuelta, sino que en realidad recibió menos votos ahora (3.070.012) que los que obtuvo en la primera vuelta de 2005 (3.190.691). Esto tiene mucho que ver con el hecho de que fue la primera elección presidencial de Chile con voto voluntario. Aproximadamente el 50 % de los chilenos capaces de votar no se presentó a las urnas. Esto significa que Bachelet recibió el voto de sólo el 22% de los votantes, un mandato nada abrumador para cambios radicales.

Sin embargo, esto no quiere decir que Bachelet no presionará para realizar estos cambios. Después de todo, su coalición obtuvo la mayoría de los escaños en el Congreso. Desgraciadamente, una gran parte de la sociedad de Chile parece sufrir la “trampa de altas expectativas”, lo que implica el riesgo de que una falsa sensación de prosperidad que espera que el país se convierta en realidad en rico. Lo que hemos visto en los últimos años es que la nueva clase media se ha convertido en la fuerza impulsora de las demandas de la expansión del Estado de bienestar.

El futuro del exitoso modelo chileno estará en juego en los próximos 4 años.

Por Juan Carlos Hidalgo, del Cato Institut

El Instituto Cato (o Cato Institut, en inglés, toma su nombre de las cartas de Catón). Es un think tank con sede en Washington, DC; no afiliado a partidos políticos y con personería jurídica como organización sin ánimo de lucro.

Print Friendly
21/11/2013 | Por | Categoría: Política y valores
Tags: , , , ,

Deje su comentario