Comparta

Inédito, el movimiento anti-‘matrimonio para todos’ podría continuar

Este domingo París fue nuevamente invadido por una multitud jóvenes, padres de familia y público en general. Esta sexta manifestación tenía como objeto protestar contra la ley de “matrimonio” homosexual, recientemente aprobada por el Presidente Hollande.

¿Cómo se explica la duración y la intensidad de este movimiento? Veamos qué opinan los propios franceses.

Los manifestantes llegando

A menudo comparada con los acontecimientos de 1984 en favor de la escuela libre, la movilización masiva en contra del “matrimonio para todos” es, en realidad, de una naturaleza diferente. Lejos de intereses particulares, ella busca defender una visión del hombre.

Se trata de un movimiento profundo.

Estos resortes muy profundos sugieren que el movimiento no va a morir, sin que podamos prever las formas específicas que tomará en el futuro.

¿Cuáles son los resortes de esta movilización?

Desde el otoño, la oposición a la ley Taubira no cesa de sorprender por su magnitud y duración. Más allá de la orientación política que algunos quieren darle, para muchos de los manifestantes se trata de un movimiento de fondo. 17 de noviembre; 13 enero; 24 de marzo; 21 de abril, 05 de mayo … el movimiento no pierde el aliento. En todas partes las mismas palabras, el mismo fervor.

“Nosotros no defendemos intereses particulares, sino una visión del hombre, explica Antoine de Berranger, que coordina el movimiento en la región Centro-Oeste. La gente está muy decidida, porque el tema es fundamental: que el niño no sea privado de su filiación, manipulado para satisfacer el deseo de los adultos”.

No abandonaremos nunca

Más allá de este texto, la sensación predominante es que la sociedad está a punto de ser trastornada en favor del “individuo-rey” (individualismo). “La ley Taubira ha producido una toma de conciencia, la gente se ha dicho: esto va demasiado lejos, tenemos que comprometeros”, afirma Frederick Chavelet, director de una institución para personas con discapacidad en Indre-et-Loire, que ha puesto toda su energía en la batalla desde noviembre: reuniones, manifiestos, creación de redes, etc.

“Se ha comparado a menudo la oposición al ‘matrimonio para todos’ a las manifestaciones de 1984 en favor de la escuela libre, pero esto es un error, aclara el politólogo Brice Dyer, director de operaciones de Ipsos (Centro de Pesquisas de Opinión Pública). En ese momento, se trataba de la defensa de derechos individuales; en esta ocasión, el registro es diferente puesto que se refiere a la concepción que tenemos de la sociedad”.

“Y está claro que se enfrentan dos concepciones filosóficas heredadas de la Revolución Francesa: en la izquierda, se estima que el individuo debe liberarse de las “cadenas” del pasado y producir sus propias normas; mientras que en la derecha la transmisión de los puntos de referencia es considerada esencial para estructurar la vida comunitaria. Ahora, los valores no se negocian”, es lo que explica el poder del movimiento.

A esto se suma una organización eficaz. “Todos somos voluntarios, pero no somos aficionados”, observa Jean Doucet, uno de los miembros del grupo de la “Manif pour tous”. Nuestras 40 asociaciones proporcionan una red de contactos, de recursos y de habilidades que permiten a nuestra organización durar y funcionar de manera casi profesional”.

¿Puede durar el movimiento?

La Policía lanza gases lacrimógenos a pacíficos manifestantes

Contrariamente a lo que pudiera pensarse, el movimiento se ha fortalecido con el tiempo. “Al principio, muchos no habían entendido la magnitud de lo que estaba en juego, dice Antoine de Berranger. Pero a medida que pasaban los meses, un número creciente de personas se han unido a nuestra causa, porque entendieron las implicaciones de la ley en relación con los niños”. Esta es también la impresión de Antoine Renard, el presidente de las Asociaciones Familiares Católicas. “Nuestras convicciones son cada vez más compartidas: el ‘matrimonio para todos’ desempeñó el papel de acelerador”. Como otros, este responsable distingue el tiempo corto de las manifestaciones callejeras y el tiempo largo del despertar de las conciencias, en el que se inscribe también el movimiento actual.

“Va a durar, ya que va más allá de la agenda política del momento”, dice el filósofo Thibaud Collin. ¿En qué forma? A corto y a medio plazo, los investigadores y los militantes estiman que la capacidad de movilización demostrada en esta batalla -gracias a las redes sociales- se utilizará en otros campos: apertura de la reproducción asistida, la teoría de género en la escuela, el suicidio asistido, etc.

“Hay una coherencia ideológica entre todas estas cuestiones, nuestro objetivo es evitar que destruyan otros puntos de referencia”, dijo Matthew Boullet, 24, responsable de los “vigilantes” de Tours.

Fuente: La Croix, 24/05/2013. Traducción y adaptación nuestras.

Print Friendly
28/05/2013 | Por | Categoría: Política y valores
Tags: , , , , ,

Deje su comentario