Europa es un lugar peligroso | Acción Familia
Comparta

Europa es un lugar peligroso

En Francia, un profesor puede perder su cargo por presentar un documental que explica exactamente qué es el aborto a sus estudiantes de 16 años de edad.

En Alemania, por el contrario, los padres pueden ser enviados a la cárcel porque se niegan a dejar que sus hijos de la escuela primaria asistan a clases de educación sexual con imágenes explícitas de técnicas sexuales.

En Inglaterra, a una pareja cristiana que considere la homosexualidad como un pecado se le niega la custodia de un niño, mientras que los homosexuales pueden adoptar.

Y, en Italia, se pidió la renuncia de un profesor universitario de una cátedra científica, porque esto es considerado incompatible con la fe. Estos son algunos ejemplos, sacados de artículos publicados en los últimos meses por La Bussola Quotidiana que nos muestran lo que realmente es la Europa de hoy.

Es un conjunto de países donde triunfa la “democracia totalitaria”, mencionada por Juan Pablo II, que mantiene una forma externa de democracia asociándola a la violencia totalitaria del “Estado ético”.

Cuando una democracia se alía al relativismo, “Si no hay ninguna verdad última que guíe y oriente la acción política”, como decía Juan Pablo II en la encíclica Centessimus Annus, “las ideas y las convicciones pueden ser fácilmente explotadas en beneficio del poder. Una democracia sin valores se transforma con facilidad en un totalitarismo declarado o artero, como lo muestra la historia”.

Y como lo atestiguan las noticias de hoy: en nombre de los derechos civiles, se elimina la libertad de conciencia, es decir, el último baluarte en la defensa de la dignidad inviolable del hombre contra la intrusión del Estado; en virtud del principio de no discriminación, se discrimina a quien no se alinee con el pensamiento único dominante; en nombre de la libre determinación, se niega el conocimiento de la realidad; en nombre de la libertad, se impone una visión de la persona contraria a la razón.

La ideología dominante hoy en Europa se opone al hombre, a su dignidad, a su verdad. Y debemos estar preparados para ver un número creciente de casos como los enumerados al principio de este artículo y peores aún.

Debemos comprender que en esta batalla no es sólo el papel o la autoridad de la Iglesia o de la religión que están en juego, sino el futuro de la civilización, de la libertad de todos y cada uno.

Chile va siguiendo esos nefastos ejemplos con acuerdos intenacionales y proyectos de ley como el de no discriminación, que se discute en el Senado.

Fuente: La Bussola Quotidiana – Riccardo Cascioli

Print Friendly
23/04/2011 | Por | Categoría: Política y valores
Tags: , , , , ,

Deje su comentario