Comparta

Entre lobos y ovejas, nuevo estilo de relaciones

Érase una vez…

A lo lejos se veía un grupo grande de ovejas. Un poco alejadas de ese grupo, algunas ovejas discutían acaloradamente. ¿Qué ocurría?

Desde hacía algún tiempo, los lobos de aquel país se habían visto aquejados de una extraña enfermedad que los había hecho disminuir notablemente.

Entonces, algunas ovejas más jóvenes y dinámicas, habían propuesto llegar a un acuerdo con los lobos. Se trataría de dejar de lado la lucha secular que mantenían y aprovechar para el bien común la astucia reconocida de los lobos.

Esto se hacía especialmente necesario ya que, debido al calentamiento global –al parecer producido por las emisiones de CO2 de la respiración de las ovejas– el clima se había tornado extremamente frío. Si bien es cierto que a las ovejas ese frío no les afectaba demasiado, pero algunas tenían pena de los pobres lobos que sufrían visiblemente por ello. Estas pensaban que, si las ovejas acogían a los lobos, la furia sanguinaria de estos últimos se vería aplacada y reinaría así finalmente la paz.

A pesar de los consejos de prudencia de los más viejos, la opinión de los jóvenes prevaleció. Así, una comisión, se encargó de llevar un mensaje a los lobos proponiéndoles construir un abrigo contra el frío.

Los lobos sostuvieron un consejo y decidieron mostrarse muy divididos entre ellos. Los aullidos de discordia en el consejo de los lobos se oían desde muy lejos. Las ovejas pragmáticas se alegraban y decían: “¿Ven? No habrá ningún peligro en colaborar con los lobos. Ellos están divididos”.

Así fue que se estableció un nuevo tipo de relaciones entre los lobos y las ovejas en aquel país. Ambos, colaborando para el bien común, comenzaron a construir un abrigo que los protegiera del frío extremo.

La construcción duró algún tiempo y todo parecía en completa paz. Algunos se extrañaban que, de vez en cuando, desaparecía una pequeña oveja. Los más desconfiados culpaban a los lobos, pero los otros decían que tal vez se habría extraviado en medio de la nieve.

Cuando se estaba terminando la construcción, los lobos propusieron cerrarla con unas puertas bien sólidas. Así, decían ellos, se podrían proteger mejor del frío.

Todos concordaron con alegría. Una u otra oveja que veía el peligro, tuvo que mantenerse en silencio ya que sería políticamente incorrecto levantar una sospecha.

Los lobos y las ovejas trabajaron con empeño para hacer las puertas. Después de instaladas, los lobos invitaron a las ovejas a entrar en el refugio. Se cerraron las puertas y en la oscuridad sólo se oían los rugidos de los lobos y los balidos de las ovejas.

¿Esta experiencia nos sugiere alguna reflexión? Quizá sea la de que los lobos siempre serán lobos y que las ovejas deberán cuidarse siempre de ellos.

Print Friendly
17/08/2016 | Por | Categoría: Política y valores
Tags: , , , ,

5 Comentarios to “Entre lobos y ovejas, nuevo estilo de relaciones”

  1. Enrique dice:

    Puede interpretarse ad libitum, siempre y cuando se respete lo que el autor realmente quiso decir o cuál es su marco de referencia.

    Sin embargo, dados los acontecimientos que ya datan de un tiempo a la fecha, este cuento lo extrapolo directamente a la política europea de puertas abiertas a los refugiados procedentes de países islámicos.

  2. María de la Luz Alvarez dice:

    Ya lo decía el Evangelio, “lobos con pieles de ovejas” y en nuestra realidad los lobos si se han presentado como mansas ovejas engañando a las que se dicen ser ovejas. Las experiencias anteriores no son suficientes para no golpearse con la misma piedra y el afán de poder es tan grande que se dejan guiar por los lobos. ¡Qué Dios nos ampare!

  3. Pablo dice:

    Hubiese sido mejor terminar diciendo que los lobos se pusieron a cuidar la puerta para no se abriera y tener así su “despensa” siempre a disposición para calmar su hambre…

Deje su comentario

*Escriba los caracteres