Comparta

Las elecciones en Francia: ¿nueva tendencia de la opinión pública?

Mayo 1968

Un escritor, cuyo nombre no recuerdo en este momento, refiriéndose a los crímenes de la Revolución Francesa de 1789 al asesinato de su rey, Luis XVI, declaró que Francia está irremediablemente dividida por un río de sangre.

En estas elecciones, en Francia se volvieron a levantar banderas ideológicas opuestas, reflejo de esta realidad de fondo: la del orden, de los valores de la familia, del respeto a la propiedad, del combate a la delincuencia, etc. y, por otra parte, la ideología de la Revolución de la Sorbonne, en 1968, sintetizada en el lema “está prohibido prohibir”.

En estos casi 40 años, desde esa Revolución, tal estado de espíritu ha penetrado profundamente en las mentalidades y las instituciones de todo el Occidente.

Sin embargo, hoy la opinión pública comienza a sufrir las consecuencias de esa ideología permisivista: la disolución de la familia, de las instituciones y del Estado. El aborto, amenaza con hacer desaparecer las naciones europeas; la delincuencia, estimulada por una legislación permisiva, va transformando la vida de los ciudadanos en una pesadilla; la legalización de las uniones contra naturaleza, amenaza a fondo la institución de la familia; las drogas, acompañadas de la delincuencia, se han convertido en un azote para la sociedad; etc., etc.

Como efecto de este movimiento de opinión, el debate de la elección presidencial francesa en la segunda vuelta se dio de modo explícito sobre este asunto.

En la última manifestación pública antes de la elección, el candidato de la centro-derecha, Nicolás Sarkozy, afirmó que él “volverá la página de Mayo de 1968“, refiriéndose a la Revolución de la Sorbonne. Sarkozy se definió como “el candidato de la mayoría silenciosa” que se “yergue contra la dominación de la ideología de 1968“.

En mayo de 1968 nos fue impuesto un relativismo intelectual y moral. Mayo de 1968 impuso la idea de que todo daba lo mismo: que no había diferencia entre el bien y el mal, lo verdadero y lo falso, lo bello y lo feo. Ellos nos quisieron hacer creer que no existía ninguna jerarquía de valores. Aún más, que ya no existían los valores y la jerarquía“. “La herencia de mayo de 1968 introdujo en la sociedad el cinismo en la sociedad y en la política.Ved cómo el culto del dinero rey, del lucro a corto plazo, de la especulación; como los desvíos del capitalismo financiero fueron llevados lejos por el espíritu de mayo de 68“. […] “La contestación de todos los puntos de referencia éticos, contribuyó al debilitamiento de la moral del capitalismo. Eso preparó el camino al capitalismo sin escrúpulos ” (se refería a la corrupción en el mundo político y económico).

Lo que importa en todo esto, no es tanto lo que diga Sarkozy quien, como todo político, quiere los votos, sino que sus declaraciones reflejan lo que la opinión pública francesa quiere en el presente.

Por su parte, la candidata socialista reunió, cerca de 40.000 personas en el estadio Sébastien Chalérty, al sur de París, para realizar una especie de acto de desagravio a los revolucionarios de 1968, en el cual criticó duramente a Sarkozy. Fue allí que la candidata socialista declaró: “el próximo domingo, ustedes podrán escoger entre dos modelos de sociedad“.

Y Francia, escogió: 53% de los votantes apoyaron a Sarkozy, contra 47% a Segoléne Royal.

Por su parte, el Partido Comunista perdió cualquier posibilidad de influir en la vida política francesa, ya que obtuvo poco más del 1% de los votos, la menor votación desde su fundación.

Quiera Dios que los políticos chilenos entiendan la lección: no es abandonando los principios que obtendrán una victoria, sino defendiéndolos con inteligencia y firmeza.

Print Friendly
08/05/2007 | Por | Categoría: Política y valores

Deje su comentario