Comparta

El escándalo y la piedra de molino

vitral, jesus, niños

˜Ay de quien escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí, más le vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y le hundan en lo profundo del mar”

Ante el proyecto incluir la adopción de niños por parejas homosexuales entre las modificaciones a la ley de adopciones. (1)

Hoy, cuando numerosas iniciativas legales lesionan la Ley Moral y se impulsan desde los organismos del Estado comportamientos contrarios a la enseñanza de la Iglesia, nos ha parecido especialmente oportuno recordar lo que el Catecismo de la Iglesia Católica califica como escándalo.

Estas consideraciones que valen específicamente para la iniciativa que pretende legalizar la adopción de niños por parejas homosexuales. también pueden aplicarse a modas, comportamientos y a muchos espectáculos, especialmente televisivos.

Se habla mucho del respeto a los derechos humanos, pero muy poco de que uno de los principales derechos es el respeto de la dignidad de las personas.

I El respeto de la dignidad de las personas

El respeto del alma del prójimo: el escándalo

2284. El escándalo es la actitud o el comportamiento que induce a otro a hacer el mal.

El que escandaliza se convierte en tentador de su prójimo. Atenta contra la virtud y el derecho; puede ocasionar a su hermano la muerte espiritual. El escándalo constituye una falta grave, si por acción u omisión, arrastra deliberadamente a otro a una falta grave.

piedra molino

˜Es imposible que no vengan escándalos; pero, ¡ay de aquel por quien vienen!” (Lc 17, 1)

2285. El escándalo adquiere una gravedad particular según la autoridad de quienes lo causan o la debilidad de quienes lo padecen. Inspiró a nuestro Señor esta maldición: ˜Ay de quien escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí, más le vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y le hundan en lo profundo del mar” (Mt 18, 6; cf 1 Co 8, 10-13). El escándalo es grave cuando es causado por quienes, por naturaleza o por función, están obligados a enseñar y educar a otros. Jesús, en efecto, lo reprocha a los escribas y fariseos: los compara a lobos disfrazados de corderos (cf Mt 7, 15).

2286. El escándalo puede ser provocado por la ley o por las instituciones, por la moda o por la opinión.

Así se hacen culpables de escándalo quienes instituyen leyes o estructuras sociales que llevan a la degradación de las costumbres y a la corrupción de la vida religiosa, o a ˜condiciones sociales que, voluntaria o involuntariamente, hacen ardua y prácticamente imposible una conducta cristiana conforme a los mandamientos” (Pío XII, discurso 1 junio 1941). Lo mismo ha de decirse de los empresarios que imponen procedimientos que incitan al fraude, de los educadores que ˜exasperan” a sus alumnos (cf Ef 6, 4; Col 3, 21), o de los que, manipulando la opinión pública, la desvían de los valores morales.

2287. El que usa los poderes de que dispone en condiciones que arrastren a hacer el mal se hace culpable de escándalo y responsable del mal que directa o indirectamente ha favorecido. ˜Es imposible que no vengan escándalos; pero, ¡ay de aquel por quien vienen!” (Lc 17, 1).


1) Una reunión privada sostuvo el viernes pasado la ministra de Justicia, Javiera Blanco, con representantes de la Fundación Iguales. Y otro encuentro lideró el lunes pasado con dirigentes del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh). Quienes asistieron a esas citas dicen que la secretaria de Estado manifestó una postura favorable a una petición que se le planteó: incluir el Acuerdo de Unión Civil (AUC) -que regula la convivencia entre parejas de igual o distinto sexo- en el proyecto de ley que modifica el actual sistema de adopciones, ingresado en 2013 por el gobierno de Sebastián Piñera. (Fuente: “La Tercera“)

Print Friendly
30/05/2015 | Por | Categoría: Política y valores
Tags: , , , , , ,

Deje su comentario

*Escriba los caracteres