Comparta

Homoparentalidad: finalmente un estudio científico disponible

La homoparentalidad no es igual que la paternidad fundada sobre el matrimonio heterosexual. Un estudio fundamental revela que los niños adultos de padres homosexuales y lesbianas sufren las consecuencias económicas y emocionales de una manera mucho más negativa que los niños educados en familias biológicas intactas.

La calidad del estudio del Profesor Mark Regnerus, de la Universidad de Texas, subraya las carencias de estudios más antiguos, sobre los cuales se apoyan los militantes homosexuales para obtener un derecho al matrimonio y a la adopción para las parejas homosexuales.

“La pretensión empírica, según la cual no existiría ninguna diferencia importante (entre paternidad homosexual y heterosexual) debe desaparecer, declaró el Profesor Regnerus en su estudio publicado por la Social Science Research.

El estudio completo del Profesor Regnerus se basa, por una parte, sobre un examen de aproximadamente 3000 adultos provenientes de ocho estructuras familiares diferentes, como sobre la evaluación de 40 criterios sociales y emocionales. Concluye que los niños que crecieron en familias biológicamente intactas son en general mejor educados; tienen mejor salud mental y física; usan menos drogas; participan menos en actividades criminales y se afirman más frecuentemente felices que los otros.

Los resultados más negativos se refieren a niños procedentes de familias monoparentales lesbianas. Estas conclusiones contradicen los estudios discutibles popularizados por los medios de comunicación, según los cuales los niños se desarrollan tan bien, o mejor, con madres lesbianas. El estudio del Profesor Regnerus muestra los efectos negativos de este tipo de paternidad sobre 25 de los 40 criterios seleccionados para sus investigaciones. Ella muestra que esos niños son más frecuentemente víctimas de abusos sexuales (23% de los niños de madres lesbianas han sido víctimas de abusos por un padre o un adulto, contra 2% entre los niños de parejas casadas); tienen menos salud física; son sujetos más frecuentemente a la depresión; usan más corrientemente marihuana; y están más habitualmente sin empleo (69% de los niños de familias homoparentales lesbianas dependen de ayudas sociales, contra 17% de los que proceden de parejas casadas).

La pesquisa del Profesor Regnerus desacredita un estudio del American Psychological Association (APA) citado frecuentemente, según el cual “Ningún estudio ha concluido que los niños de padres gay o lesbianas tengan cualquier desventaja en relación a los niños de parejas heterosexuales”.

De modo diverso que las investigaciones del Profesor Regnerus, los estudios anteriores comparaban los niños de padres homosexuales a los niños de familias recompuestas o de padres solos. Por lo demás, el Profesor no se apoya sino en informaciones provenientes de los mismos niños y no sobre las dadas por sus padres.

Un segundo estudio reciente confirma que los estudios tan popularizados por la APA no son fiables. Loren Marks, Profesor asociado a la Louisiana State University, ha probado que los estudios de la APA se fundaban sobre un número de datos limitados, y focalizaban los roles e identidades sexuales. Esos estudios no tomarían en cuenta el examen del papel educativo de los padres sobre los niños; la tasa de empleo de estos últimos, y los riesgos a que están expuestos en relación a la droga, la criminalidad o el suicidio.

Esos estudios de la APA, desacreditados hoy, han sido utilizados para tratar de influir en las decisiones jurídicas a nivel internacional.

Las alegatos de los “amicus curiae” en los casos E.B. contra France, ante la Corte Europea de Derechos del Hombre, defendían el derecho de las parejas homosexuales a la adopción basándose en los estudios de la APA, según los cuales no existiría ninguna prueba científica que justifique un “trato diferenciado de las parejas homosexuales que quieren adoptar, ya que (según los conocimientos de FIDH, ILGA Europe, BAAF y APGL, lobbies gay y lesbianas europeos) todos los estudios científicos reputados han probado que los niños de Padres gay o lesbianas no son más susceptibles de sufrir problemas emocionales o de otros tipos, que los niños de Padres heterosexuales”.

En el caso de Karen Atala y de sus hijas contra Chile, proceso llevado delante de la Corte Interamericana de los Derechos del Hombre (CIADH), un “amicus curiae” en defensa de una madre lesbiana que había perdido la tutela de sus hijos destaca que la Academia Americana de Pediatría “reconoce que una gran cantidad de investigaciones profesionales prueban que los niños de parejas homosexuales tienen tantas ventajas en materia de salud, de integración y desarrollo como los de parejas heterosexuales”.

Wendy Wright et Lisa Correnti, C-FAM, 15/06/2012

Print Friendly
28/06/2012 | Por | Categoría: Homosexualidad
Tags: , , , , , , ,

Deje su comentario

*Escriba los caracteres