Comparta

Carta de Acción Familia a la Canciller Alvear

Pide plebiscito sobre apoyo de Chile a la inclusión por la ONU de la “opción sexual” como un Derecho Humano Universal

Santiago, 20 de Febrero, 2004

Sra. Soledad Alvear

Ministra de Relaciones Exteriores

Cancillería

 Nos dirigimos a Ud. en representación de “Acción Familia” para exponer una grave inquietud que nos afecta en cuanto católicos y chilenos.

Según información de la prensa, la Organización de las Naciones Unidas se pronunciará en el próximo mes de marzo sobre la moción que presentará el gobierno del Brasil en virtud de la cual se pretende incorporar, entre los Derechos Humanos Universales, la “orientación sexual”. Tal reconocimiento dará un aval mundial al movimiento homosexual para exigir el reconocimiento legal de las uniones contra natura en los países en que aún no han sido aprobadas, como es el caso de Chile.

Además, en nombre de la “no-discriminación”, en que se fundamenta tal Resolución, se iniciará una verdadera persecución legal a quienes por razones de conciencia se opongan a tales uniones.

A este respecto, el Profesor Plinio Corrêa de Oliveira, por ocasión  del proyecto de Constitución brasileña de 1987, ya advertía tal peligro. El conocido líder católico señalaba que el concepto impreciso de “no discriminación” podría acarrear la persecución inclusive a los “libros de apologética”, los cuales podrán pasar a ser prohibidos por discriminar la verdad del error y, al mismo tiempo, abriría las puertas al homosexualismo y a toda especie de aberraciones sexuales contra la naturaleza.  (cfr. “Projeto de Constituição Angustia o Pais”, noviembre, 1987, Editora Vera Cruz,  Sao Paulo, Brasil).

En efecto, una vez introducido el concepto de “orientación sexual” como un derecho humano universal, el Estado no podrá impedir que se considere un derecho la práctica de cualquier aberración moral.

Así,  la distinción entre “orientación sexual” y “matrimonios homosexuales”, que la Cancillería ha argumentado como condicionante a su aprobación, será inocua, una vez que, como  a todo derecho, también al de “orientación sexual” le corresponderá el respaldo legal, las garantías y las protecciones concedida al matrimonio heterosexual, incluida la adopción de niños.

El público chileno no comprendería que Ud. en su calidad de católica, Ministra de Relaciones Exteriores y miembro del Partido Demócrata Cristiano, abra las puertas de Chile y del mundo al lobby homosexual y de este modo contravenga las claras advertencias de S.S. Juan Pablo II en contra de tal reconocimiento. (cf. Congregación para la Doctrina de la Fé, “Consideraciones para la respuesta católica a propuestas legislativas de no discriminación a homosexuales”, 23 de julio, 1992)

Por estos motivos le solicitamos que, antes de aprobar tal medida, el Gobierno  promueva un debate de alto nivel al respecto y una consulta a la Nación. Sólo de este modo se conocerá la  posición chilena y el Gobierno votará según el sentir nacional y no exclusivamente según sus propios conceptos ideológicos. De no proceder así, la aprobación de la Resolución por parte del Gobierno de la Concertación será una medida inconsulta y totalitaria respecto a una grave cuestión social que afectará el futuro de Chile.

Hacemos votos para que la Santísima Virgen del Carmen, le conceda a Ud.. todas las gracias necesarias en el ejercicio de su alta responsabilidad en estas circunstancias.

Sin otro particular, la saludan atentamente,

 Luis Montes Bezanilla       Juan Antonio Montes Varas

Print Friendly, PDF & Email
20/02/2004 | Por | Categoría: Homosexualidad

Deje su comentario