Comparta

TFP norte-americana considera la decisión de la Corte Suprema como un “11 de Septiembre moral”


La Sociedad Americana de Defensa de la Tradición, Familia y Propiedad (TFP) ha emitido la siguiente declaración sobre la decisión de la Corte Suprema en Lawrence v. Texas el 26 de junio de 2003 que deroga una ley anti-sodomía en Texas:

Las consecuencias morales y sociales de esta decisión son de lejos mucho peores que las producidas por el caso Roe v. Vadee. (Nota del T.: Se trata del caso que se usó como pretexto para introducir la ley de aborto en Estados Unidos. Fue un caso de pretendida violación, que después fue denunciado como falso por la propia interesada). Concediendo protección constitucional a la sodomía, la Corte Suprema renunció al deber impuesto por la Ley Natural a todo gobierno de velar por la moralidad protegiendo el bien común. Este abandono del deber representa un golpe a las raíces cristianas de EE. UU., a la institución de la familia y a los propios fundamentos de moralidad y de la sociedad.

Lawrence v. Texas es un 11 de Septiembre moral para Estados Unidos. De una sola vez, la Corte más alta en el país derribó las estructuras legales de salvaguardia de la moralidad pública del Estado. También pavimentó el camino para destruir un segundo conjunto de estructuras legales – como los numerosas leyes DOMA en el país (Defensa de la Ley de Matrimonio) – erigidas para proteger las sagradas instituciones del matrimonio y de la familia.

Esta decisión afirma esencialmente que no existe moral. Es más, permite una interpretación tan amplia que todas las leyes del estado que proscriben la prostitución, el adulterio, la bigamia, el incesto, el sadomasoquismo, la pedofilia, y la bestialidad están ahora en peligro. Es un rechazo descarado de la Ley Natural y del código moral que han gobernado a la Civilización Cristiana occidental por 2000 años.

La TFP americana deplora las implicaciones monumentales de esta decisión y la carga áspera que pone sobre todos los americanos que se esfuerzan por cumplir los Diez Mandamientos. La TFP nota con alarma cómo esta aprobación oficial del vicio contra natura constituye un pecado grave contra Dios y su Ley Divina.

En la Guerra Cultural que se traba furiosamente hoy en Estados Unidos, esta decisión representa una ofensiva brutal que ahora obliga a las fuerzas pro-familia a tomar la iniciativa. La TFP americana reza para que la decisión de la Corte sirva como un toque de clarín para los americanos amantes de la moralidad que todavía no están en la lucha, para que se movilicen en una acción legal, de principios, y de rechazo inflexible a la agenda homosexual.

Print Friendly
29/06/2003 | Por | Categoría: Homosexualidad

Deje su comentario