Comparta

La indignación suscitada por la ideología de género

Cada vez son más frecuentes y masivas las manifestaciones que reúnen a millares de padres de familia, indignados con la imposición tiránica de la ideología de género a sus hijos.

Así, hemos visto congregarse para estas protestas de casi un millón de personas en Perú y, más recientemente, un millón y medio en Ecuador.

Sin embargo, en Chile, la ideología de género se viene implantando, más o menos silenciosamente, desde el Ministerio de Educación, sin encontrar una reacción proporcionada.

¿Qué mueve a estos padres? ¿Qué enseña a los niños esta ideología de género?

Simplemente que las diferencias sexuales son irrelevantes; que resultan de estereotipos culturales impuestos por la educación; y que se es hombre o mujer ‒en algunos casos comienzan a aparecer personas que se creen animales, adultos que se creen niños y otras aberraciones análogas‒ de acuerdo a un sentimiento subjetivo. Este sentimiento se puede alterar, incluso en el curso del mismo día, dando lugar a una infinidad de “sexos”.

Una profunda revolución

En realidad, se trata de una profunda revolución socialista operada en la mentalidad de los niños, para alcanzar una transformación de toda la sociedad.

Rodolfo Llopis

Rodolfo Llopis, antecesor inmediato de Felipe González en la dirección del partido Socialista español, concebía la escuela como instrumento preferencial de la revolución en las conciencias.

Rodolfo Llopis decía sin rodeos:

“Para mí no hay revolución simplemente porque se lleve a efecto un cambio de régimen político. Ni siguiera hay revolución cuando junto al cambio político hay un cambio social. Para mí, el ciclo revolucionario no termina hasta que la revolución no se haga en las conciencias. Y esa es la labor que tiene que hacer la escuela. Porque yo no concibo un revolucionario que no sea algo educador, y un educador que no sea revolucionario. La escuela tiene que ser el alma ideológica de la revolución.”

Llopis mostraba también el papel de los educadores en la revolución:

“¿Quién ha de hacer esa revolución en las conciencias y en los espíritus? Para nosotros no hay duda. Esa revolución ha de ser obra de los educadores, de la escuela (…). Los revolucionarios (…) acaban por refugiarse en la pedagogía (…). Hay que apoderarse del alma de los niños. Ese es el grito, el lenguaje pedagógico de la revolución rusa” (apud Javier Tussell, Maravall no sabe in “Ya”, 14-10-1983). [1]

El objetivo de esta revolución es construir la sociedad igualitaria, amoral, relativista, de acuerdo a los sueños revolucionarios de Rousseau, de los socialistas utópicos y del propio Marx.

El diputado socialista Victorino Mayoral Cortés [2] explica que la “‘tradición’ socialista de gestión democrática” que debe ser incorporada a las escuelas se nutre de “las aportaciones de Rousseau, (…) de los socialistas utópicos, (…) y fundamentalmente de Carlos Marx”. En síntesis, “incorpora y concreta principios típicos del socialismo autogestionario”, “lo que comporta una profunda modificación del mismo aparato escolar.”

La presión internacional ejercida por la ONU para el establecimiento de esta ideología hace que, a veces, gobiernos no socialistas también colaboren en su implementación.

Estemos atentos y unamos nuestras fuerzas para impedir que se instaure en nuestro País esta verdadera masacre de la inocencia de nuestros hijos.


[1] apud Javier Tussell, Maravall no sabe in “Ya”, 14-10-1983.

[2] Victorino Mayoral Cortés, La gestión democrática del sistema educativo in PSOE, Cuadernos de Política Sectorial — Los socialistas ante la Educación, p. 86.

Print Friendly, PDF & Email
26/10/2017 | Por | Categoría: Género
Tags: , , , , ,

Un comentario to “La indignación suscitada por la ideología de género”

  1. Elvira Pavez dice:

    En Chile, desde hace màs de cinco años, el gobierno paga a la Universidad de Chile para la implementaciòn continua de cursos para profesores, on line, sobre ideologìa de gènero. Es casi obligatorio. Es un lavado de cerebro. Yo lo hice para conocer, y es repelente. Suscita gran disgusto en muchos profesores, muchos abandonan el curso, asqueados.

Deje su comentario