Comparta

Coherencia de los católicos en la política

Comunicado de Prensa

Santiago, 17 de enero de 2003

Sr. Director:

 La reciente “Nota Doctrinal” de la Congregación para la Doctrina de la Fe, dirigida “de especial modo a los políticos católicos”, viene a aclarar importantes y urgentes aspectos del “compromiso y la conducta de los católicos en la vida política”.

 En efecto, no se puede olvidar que el Proyecto de Divorcio vincular que se tramita actualmente en el Senado, fue elaborado, entre otros, por dos parlamentarios católicos, Mariana Aylwin e Ignacio Walker, quienes justificaron su actitud, argumentando una supuesta autonomía de su condición de católicos en el ejercicio de la política. Igualmente, muchos parlamentarios católicos,  han votado a favor del referido Proyecto alegando análogas razones.

La “Nota Doctrinal”, viene a desmentir la existencia de esa autonomía y recuerda que, “en el seno de algunas asociaciones u organizaciones de inspiración católica, han surgido orientaciones de apoyo a fuerzas y movimientos políticos que han expresado posiciones contrarias a la enseñanza moral y social de la Iglesia en cuestiones éticas fundamentales. Tales opciones y posiciones, siendo contradictorios con los principios básicos de la conciencia cristiana, son incompatibles con la pertenencia a asociaciones  u organizaciones que se definen católicas”.

El documento aclara que, “la conciencia cristiana bien formada no permite a nadie favorecer con el propio voto la realización de un programa político o la aprobación de una ley particular que contenga propuestas alternativas o contrarias a los contenidos fundamentales de la fe y la moral”.

Y para evitar cualquier motivo de duda, la declaración de la Congregación para la Doctrina de la Fe,  precisa: “Cuando la acción política tiene que ver con principios morales que no admiten derogaciones, excepciones o compromiso alguno, es cuando el empeño de los católicos se hace más evidente y cargado de responsabilidad Análogamente debe ser salvaguardada la tutela y la promoción de la familia, fundada en el matrimonio monogámico entre personas de sexo opuesto y protegida en su unidad y estabilidad, frente a las leyes modernas sobre el divorcio”.

 Creemos que estas claras orientaciones de la Iglesia deben llevar a corregir las falsas interpretaciones de autonomía sostenida por los parlamentarios católicos chilenos para aprobar el divorcio. La “Nota Doctrinal” afirma en este sentido que: “Sería un error confundir la justa autonomía que los católicos deben asumir en política, con la reivindicación de un principio que prescinda de la enseñanza moral y social de la Iglesia”.

Los parlamentarios católicos chilenos, y los católicos en general,  somos puestos delante de una disyuntiva clara: orientarse por los principios de la Iglesia en materias de fe y moral o entrar en la vía de la incoherencia, caminando hacia “una anarquía moral”, de la cual el documento nos quiere prevenir.

Esperemos que la atenta lectura de esta “Nota Doctrinal”, aprobada por el “Sumo Pontífice, Juan Pablo II”, decida el cambio de muchos parlamentarios católicos que han votado a favor del Proyecto de Divorcio en Chile y preserve a nuestra Nación de ser arrastrada por el camino del “libertinaje” y del “individualismo”, sobre los cuales nos advierte el documento dirigido a la Iglesia Universal.  

Juan Antonio Montes Varas

Director de “Acción Familia

Print Friendly
17/01/2003 | Por | Categoría: Divorcio

Deje su comentario