Comparta

Un católico no puede votar por un candidato abortista

En el reciente debate entre los Senadores Frei y Gómez, dirigido a los electores de la VI Región, ambos pre-candidatos se declararon favorables a la legalización del llamado aborto terapéutico. Que el segundo de ellos lo fuese, ya se sabía, pero que el primero adhiriese tan rápidamente a esa posición no puede dejar de sorprender, aun tratándose de un democratacristiano.

En efecto, la declaración del Senador Frei sorprendió profundamente al público católico chileno una vez que, hace pocas semanas, había declarado sólo que el tema del aborto debería “ser estudiado” y que él estaba abierto a “debatirlo”.

No obstante, sin mediar ningún estudio ni debate al respecto, y apenas pasado un breve período, el senador Frei se declara favorable a la despenalización de una de las formas más chocantes de crimen, el que afecta a los niños antes de nacer. Tal actitud indica que las declaraciones anteriores no pasaban de ser una simple estratagema política para ir preparando el campo a una definición favorable al aborto. Es así como se relativizan y se abandonan los principios, en aras a supuestas conveniencias electorales.

De otro lado, como el Senador Frei también se declaró favorable a debatir el tema de la legalización de las uniones homosexuales, se debe entender que probablemente aplica la misma “lógica”, y que él también es favorable a su legalización, aunque todavía no lo diga.

Ambas posiciones son diametralmente opuestas a la Ley Natural y a las enseñanzas del Magisterio de la Iglesia, siendo que éste prohíbe formalmente a los católicos votar por candidatos que propugnen el aborto.

Más aún, por ocasión de las recientes elecciones de los Estados Unidos varios obispos de ese país, con fundadas razones morales, se negaron a administrar la Sagrada Comunión a los candidatos católicos que se declararon favorables al aborto.

Al respecto de la legalización del aborto, el Papa Benedicto XVI, siendo aún Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, señaló: “Los católicos, en esta grave circunstancia, tienen el derecho y el deber de intervenir para recordar el sentido más profundo de la vida y la responsabilidad que todos tienen ante ella. Juan Pablo II ha reiterado muchas veces que quienes se comprometen directamente en la acción legislativa tienen la «precisa obligación de oponerse» a toda ley que atente contra la vida humana. Para ellos, como para todo católico, vale la imposibilidad de participar en campañas de opinión a favor de semejantes leyes, y a ninguno de ellos les está permitido apoyarlas con el propio voto“.[19] ([1])

Por lo anterior, Acción Familia solicita a los electores católicos que le hagan llegar una comunicación al Senador Frei, indicándole que se ha colocado en una posición en la cual es moralmente imposible apoyarlo con el voto.

Al mismo tiempo solicita a los Señores Obispos que recuerden de modo claro las enseñanzas Pontificias a este respecto, de modo que el electorado católico tenga una conciencia debidamente informada al respecto de la imposibilidad de votar por un candidato abortista.

Acción Familia, Santiago, 1° de abril del 2008


[1] Nota Doctrinal sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y la conducta de los católicos en la vida política, Congregación para la Doctrina de la Fe, 16 de enero, 2003

Print Friendly
02/04/2009 | Por | Categoría: Aborto
Tags: , , , , ,

Deje su comentario