Nobleza obliga: el Príncipe de Liechtenstein arriesga su corona – y derrota al lobby pro-aborto | Acción Familia
Comparta

Nobleza obliga: el Príncipe de Liechtenstein arriesga su corona – y derrota al lobby pro-aborto

En un post anterior informamos acerca de los intentos del lobby anti-vida para legalizar el aborto en Liechtenstein, un pequeño principado en el centro de Europa que, que es uno de los últimos países europeos que mantiene la prohibición legal del aborto.

Cuando en 2011 una iniciativa popular se llevó a cabo para legalizar el aborto, Aloys príncipe heredero de Liechtenstein (que ejerce la regencia en nombre de su padre, el Príncipe Hans-Adam II) anunció que, con independencia del resultado de la iniciativa o de cualquier votación parlamentaria, ejercería su derecho de veto en contra de cualquier proyecto de ley para legalizar el aborto. La iniciativa fue rechazada por la mayoría de la población.

Esto enfureció al lobby abortista, que puso en marcha una iniciativa con el propósito de limitar el derecho de veto del príncipe. De acuerdo con la iniciativa, el príncipe puede vetar las decisiones adoptadas sólo por el Landtag (es decir, el Parlamento del país), pero no las decisiones adoptadas en virtud de un referéndum popular. Bajo la nueva Constitución del Principado, que el Príncipe Hans Adam II elaboró hace varios años, la monarquía puede ser abolida en cualquier momento mediante un referéndum popular pero, mientras exista la monarquía, el príncipe tiene derecho a veto sobre todas las cuestiones legislativas.

Como reacción a esto, el Príncipe heredero anunció, en un paso sin precedentes, que en lugar de aceptar la obligación de promulgar leyes que violan su conciencia, así como los derechos humanos fundamentales, él y su familia renunciaría al trono y saldría del país si la nueva iniciativa tuviera éxito.

El resultado de la votación, que tuvo lugar el 1 de julio, es una resonante victoria no sólo para la familia principesca, sino también para el Derecho a la Vida: el 76 por ciento rechazó la propuesta, el Príncipe se queda en el país, y el aborto sigue siendo ilegal . Los habitantes del Principado saben muy bien que, para mantener su estatus como nación independiente en uno de los países más prósperos del mundo, necesitan al Príncipe más de lo que él los necesita.

JC von Krempach, JD, traducción de lo Publicado el  17 de julio 2012

Print Friendly
19/07/2012 | Por | Categoría: Aborto
Tags: , , , , ,

Deje su comentario