Comparta

La eutanasia de recién nacidos en Holanda abre nueva fase en la lucha contra el aborto

Sin duda fue chocante e indignante la noticia sobre la planeada legalización de la matanza de recién nacidos enfermos en Holanda. La introducción de la eutanásia para neonatos está abriendo una fase completamente nueva en la lucha por el derecho a la vida.

A partir de ahora, será posible matar a recién nacidos, evidentemente sin su consentimiento.

La matanza de los neonatos no es una invención de los tiempos modernos. Ya era practicada entre los pueblos paganos. Solamente con el advenimiento del Cristianismo hubo un cambio de conciencia y que hizo cesar esta práctica tan inhumana, injusta y cruel.

Así, la introducción legal de la eutanasia para recién nacidos muestra no sólo la decreciente influencia que el cristianismo ejerce en nuestros días, sino también hacia dónde se dirige nuestra sociedad debido al desaparecimiento de la influencia cristiana. En su decadencia, ella está volviendo a la barbarie y al paganismo.

Esta noticia, por más espantosa que sea, no surgió de modo inesperado. Como ya fue ampliamente descrito, el diagnóstico prenatal (DPN) ‒es decir, la investigación médica del feto en el útero materno‒ calcula la posibilidad de que ocurran enfermedades genéticas u otras cualesquiera en el nascituro.

En la práctica, se trata de verificar principalmente si existe en el feto la trisonomia 13, 18 o 21 (síndrome de Down o mongolismo), es decir, las derivaciones genéticas más frecuentes. Cerca del 90% de los niños con síndrome de Down son abortados después de tales controles médicos.

Como regla general, el crimen del aborto es la perspectiva más inminente en un diagnóstico prenatal, una vez que sólo en en cada vez menos casos es posible hacer operaciones o emplear terapias efectivas. Así, el objetivo del diagnóstico prenatal y de los tests genéticos es claramente la selección de los niños con defectos físicos.

Del aborto a la eutanasia de recién nacidos

En Alemania, cuando se revisó el párrafo 218 del Código Penal ‒que trataba de la pena aplicable a una mujer que practica el aborto‒ a comienzo de los años 90, bajo el nombre de “indicación embriopática”, fue introducida en la legislación la “indicación eugenésica” a respecto del aborto (§ 218 del Código Penal), que desembocó posteriormente en la indicación “medicinal” ampliada. Esa indicación médica permite abortos hasta poco antes del nacimiento, en caso de que haya peligro para la salud de la madre. Sin embargo, esto es mera teoría.

En la práctica, el simple riesgo que nazca un niño seriamente defectuoso (los tests genéticos y el diagnóstico prenatal no dan una certeza del 100%) es considerado como un peso psíquico de tal manera grande para la madre, que no se puede impedir que ella aborte. Este, a su vez, es el presupuesto legal que alimenta el gran desarrollo del diagnóstico prenatal y de los tests genéticos. La medicina prenatal es hoy un segmento económico en fuerte crecimiento. ¡A este punto hemos llegado!

¿Será este el camino ‒comentamos nosotros‒ que se iniciará en Chile con la pretendida legalización del aborto “terapéutico”?

Mathias von Gersdorff

Print Friendly, PDF & Email

Gravityscan Badge


08/10/2013 | Por | Categoría: Aborto
Tags: , , , , ,

Deje su comentario