Comparta

La DC abandona las posiciones que sustentan la familia cristiana

Comunicado de Prensa

La Democracia Cristiana tiene por costumbre no definirse respecto a numerosos temas que interesan al País y aprovecha esta indefinición para ir abandonando todas las posiciones que sustentan la familia cristiana. Para llevar a cabo esta capitulación, emplea siempre la misma táctica: “no queremos, pero no podemos decir que no“.

Hace casi una década, lo hizo con el divorcio. El PDC se decía contra la disolución de vínculo, pero al mismo tiempo dos de sus diputados presentaron un proyecto de ley que lo establecía; y el conjunto de sus parlamentarios luego alegó que se debía acabar “con el fraude de las nulidades“. Así, gracias al apoyo unánime de éstos, se terminó aprobando la forma más radical y funesta de divorcio, que ha contribuido decisivamente para desintegrar la familia en Chile, abriendo camino a las más graves degradaciones de la sociedad, como la drogadicción, la prostitución, el abandono infantil, etc.

Hoy la DC y su candidato dicen estar abiertos “a discutir el tema del aborto“, aclarando igualmente que ellos están contra del mismo, pero que no se puede impedir “discutir éste u otros temas“. Así, la DC juega con dos significados diferentes de la palabra discutir, una cuando esto se hace con fidelidad a los principios cristianos, intentando persuadir a la parte contraria o demostrar lo equivocada que está; otra cuando se trata de abandonar esos principios para lograr una ventaja de momento. En verdad, la historia de la DC muestra que esperar de ella lo primero es pedirle demasiado, pues lo que trata de hacer es favorecer con sus votos a candidatos comunistas al Congreso, esperando que la secta roja la beneficie en la elección presidencial, abriendo camino de paso a los designios marxistas de acabar con la familia en Chile. Así, los temas que declara “estudiables“, se transforman en aquellos sobre los cuales admite una negociación, y que por lo tanto se está en vísperas de aceptarlos a través de una componenda.

Oportunamente Mons. González, Obispo de San Bernardo, recordó al candidato Frei que para un católico el aborto no es un tema para ser estudiado y que ningún católico puede votar por un candidato que lo promueva. La declaración del Prelado es un eco de las enseñanzas del Magisterio Pontificio, en especial de Juan Pablo II y Benedicto XVI, que han dicho continuamente que el aborto no es una materia negociable.

En efecto, los principios básicos para la actuación coherente del católico en política calificados de “no negociables” por el Papa Benedicto XVI fueron enumerados así: “…el respeto y la defensa de la vida humana, desde su concepción hasta su fin natural; la familia fundada en el matrimonio entre hombre y mujer; la libertad de educación de los hijos y la promoción del bien común en todas sus formas“.

El candidato Frei debe al País una respuesta clara a la siguiente pregunta: Si es elegido Presidente, ¿promoverá una ley de aborto? Responderla con claridad es un deber irrecusable y urgente de quien aspira a ser Presidente con el apoyo de los votos católicos. De esa respuesta dependerá la vida de miles de chilenos que están por nacer.

Santiago, 19 de Marzo de 2009. Fiesta de San José

Print Friendly
19/03/2009 | Por | Categoría: Aborto
Tags: , , ,

Deje su comentario