Comparta

Entrevista a Terra.cl sobre la píldora del día siguiente

1.- Tal medida viola gravemente el derecho a la vida, pues como es de público conocimiento, la pastilla puede ser abortiva. Nuestra legislación estipula que en caso de duda debe primar siempre el derecho del que está por nacer. En consecuencia, la Resolución Ministerial, además de ser contraria a la moral, es contraria a nuestro ordenamiento jurídico.

2.- Viola también el derecho de los padres a educar a sus hijos. La legislación nacional considera que los menores de edad están bajo la responsabilidad de sus padres hasta su mayoría de edad, fijada a los 18 años. Promover la difusión de la Píldora desde los 14 años sin conocimiento de los progenitores contradice en la práctica su derecho prioritario de educación, máxime cuando se trata de materias tan delicadas.

3.- Representa objetivamente un paso hacia la despenalización del aborto. En efecto, conforme acaban de informar los diputados Sra. Cristi y Melero, la Ministra del Sernam respondió a las censuras de la Comisión del Cedaw por no despenalizar el aborto en Chile, que: “los obstáculos a la despenalización del aborto y el escaso avance en otras materias se encuentran tanto en la oposición política, como al interior de la coalición de gobierno; y que son temas que producen un debate en la sociedad civil, que exceden el ámbito de la salud pública y del Sernam y que no han sido posibles de vencer”.

 4.- La Resolución Ministerial no cuenta con el apoyo de la sociedad civil ni con la de todos los Partidos de la Concertación. Sobre el particular, un conjunto de diputados DC, en reunión con el obispo auxiliar de Santiago, Mons. Contreras, manifestó: “somos cristianos, humanistas en la vida política, pero también en torno a la ética, a la moral, a los temas de la vida de jóvenes y niños” (cf. “El Mercurio”, 12 de agosto, 2006).

    5.- La Resolución constituye un grave desmentido a las garantías que la Presidenta Bachelet habría dado al Cardenal Errázuriz, y que el prelado trasmitió a Su Santidad Benedicto XVI, en el sentido de que la Presidenta de Chile era “contraria al aborto terapéutico”. Tal resolución pone en tela de juicio el que la Presidenta constituya verdaderamente un  “símbolo de unidad”.

 En consecuencia, Acción Familia manifiesta su más enérgico repudio a la anunciada Resolución del Ministerio de Salud y pide a las autoridades eclesiásticas que hagan sentir de modo unánime y público la condena a estas medidas atentatorias a los más elementales y primeros de los derechos de la persona humana, que es el de nacer y ser educado por sus padres.

 Santiago, 28 de agosto, 2006

Print Friendly
28/08/2006 | Por | Categoría: Aborto

Deje su comentario

*Escriba los caracteres