Comparta

Aborto: No es lícito tener ‘una cierta opinión’ ni guiarse por conveniencia personal

La importancia fundamental de conocer con toda exactitud y en profundidad la doctrina católica sobre el tema

Las enseñanzas de la Iglesia Católica sobre el aborto

En la búsqueda de las raíces más profundas de la lucha entre la ´cultura de la vida´ y la ´cultura de la muerte’ es necesario llegar al centro del drama vivido por el hombre contemporáneo: el eclipse del sentido de Dios y del hombre (…) perdiendo el sentido de Dios, se tiende a perder también el sentido del hombre, de su dignidad y de su vida” (1)

Ofuscados por informaciones y opiniones contradictorias, no pocos católicos están asaltados por múltiples dudas acerca de las enseñanzas y aplicaciones concretas del Magisterio tradicional de la Iglesia sobre el aborto.

En esas condiciones, encontrarán dificultades para cumplir, adecuadamente, el ineludible deber de defender con eficacia la vida inocente del no nacido, bajo constante amenaza en la sociedad contemporánea.

De ahí la importancia fundamental de conocer con toda exactitud y en profundidad la doctrina católica sobre el tema, así como la respuesta precisa a las objeciones repetidas por los abortistas.

Al respecto conviene recordar que:

No es lícito, en estos tiempos, tener ‘una cierta opinión’; o decantar las propias ideas en determinada dirección ‘por intuición’; y mucho menos por conveniencia personal. Es necesario estudiar, leer, profundizar en el tema. La vida no es un juego o una circunstancia fortuita: ni la de cada uno de nosotros, ni la de esos futuros niños que aún no han visto la luz” (2)

 ¿Cuál es el pensamiento de la Iglesia Católica sobre el aborto?

Unánimente, a lo largo de toda la historia, los Padres de la Iglesia, sus Pastores y sus Doctores, han condenado el aborto al que calificaron de homicidio.

Como explica la Congregación para la Doctrina de la Fe en el ya citado libro “El Aborto Provocado”:

La tradición de la Iglesia ha sostenido siempre que la vida humana debe ser protegida y favorecida desde su comienzo, como en las diversas etapas de su desarrollo”, oponiéndose de esa forma “a las costumbres del mundo greco-romano”.(3)

 

Los más antiguos documentos de la Iglesia denunciaron al aborto con severísimas palabras por ser contrario a la ley natural y a la ley divina. Pueden consultarse al respecto: la “Didaché Apostolorum”, ed. Funk, Patres Apostolici, V, II; Athenágoras, “En defensa de los Cristianos”, 35, P.G. 6, 970; Tertuliano, “Apologeticum”, IX, 8. P.L. I, 371-372; Santo Tomás de Aquino, “Comentario sobre las Sentencias”, Libro IV, dist. 31, exposición del texto.

Los últimos pontífices romanos –continúa la Congregación vaticana- han proclamado con la máxima claridad la misma doctrina”, como lo atestiguan la Encíclica “Casti Connubi” del Papa Pío XI (31-12-1930); la Encíclica “Discurso a la Unión Médica Italiana” del Papa Pío XII (12-11-1944); la Encíclica “Humanae Vitae” del Papa Paulo VI (25-7-1968).

Del libro: “55 Preguntas y respuestas contra el Aborto”, Acción Familia, 2011


  1.  Cfr. Encíclica “Evangelium Vitae”, tópico 23.
  2. Cfr. Congregación para la Doctrina de la Fe, “El aborto provocado-Textos de la Declaración y documentos de diversos episcopados”, prólogo de Mons. Juan A. Reig, obispo de Segorbe-Castellón, España, Ediciones Palabra, Madrid, 2000, p. 9
  3. id ibid,  pp. 34-36.
Print Friendly, PDF & Email
21/04/2017 | Por | Categoría: Aborto
Tags: , , , , , ,

Deje su comentario