Ciclo Taxis de Saigón: una historia desconocida | Acción Familia
Comparta

Ciclo Taxis de Saigón: una historia desconocida

En la mañana del 30 de Abril de 1975, ante la mirada atónita del mundo civilizado, tanques comunistas derribaron las rejas del palacio presidencial en Saigón. Guerrilleros subieron al balcón del tercer piso para izar la bandera del Vietcong y así dejaba de existir la Republica de Vietnam del Sur.

Saigón (hoy llamada Ciudad de Ho Chi Minh) fue en una época un ciudad pujante que sirvió de puente entre Oriente y Occidente. Considerada un centro neurálgico y comercial de Indochina, albergó una sociedad educada y refinada que se enorgullecía tanto por sus tradiciones ancestrales como su modernidad. Todo eso cambio abruptamente.

Si bien el gobierno proclamaba que por fin Vietnam “era de todos los vietnamitas”, ordenó buscar por todo Saigón a símbolos de la resistencia anti-comunista. Médicos, abogados, académicos, arquitectos, intelectuales y oficiales de las fuerzas armadas del Sur fueron entregados, a veces por sus propios familiares.

Se les despojó de la nacionalidad, de sus casas, oficinas, empresas y pertenencias. Fueron enviados a campos de concentración en que se les adoctrino durante mas de 5 años. Al salir, se les prohibió trabajar en empresas públicas o privadas, no pueden comprar casas y no se les permite contraer matrimonio, cosa que en la sociedad vietnamita es la única manera aceptada de formar una familia y tener hijos.

No satisfechos con toda esta barbarie, el gobierno comunista decidió humillar a sus victimas de por vida. Solo les permite trabajar como chóferes de los Ciclo Taxis, que pasean a turistas por la antigua Saigón a cambio de unas monedas. Esto para que “sirvan a los occidentales que antes apoyaban”.

Si bien se visten harapientos y se ven descuidados, generalmente hablan varios idiomas, saben muchísimo de Vietnam y también cuentan su historia personal a los turistas. Para recordarles que el gobierno no se olvida de su pasado, los hostigan cada año restringiendo más las calles por las que pueden transitar, dando como excusa “el incremento de la congestión vehicular”.

El mundo tampoco olvida el pasado de Saigón y no se contenta con su presente.

Alvaro Covarrubias L.

Desde Vietnam

Print Friendly
09/10/2008 | Por | Categoría: Situación Internacional

Deje su comentario