Comparta

Una mano lava a la otra y las dos lavan la cara…

Chávez, mediador que es, al mismo tiempo, parte

La liberación de las dos colombianas secuestradas por las FARC, Clara Rojas y Consuelo González, dio una gran alegría a sus familias y también a Colombia.

El suspenso creado en torno a esa liberación, proporcionó una enorme propaganda internacional a las FARC y también a Hugo Chávez, una propaganda que ambos necesitan desesperadamente.

De hecho, las FARC vienen perdiendo en los últimos años miles de guerrilleros, que han desertado, sin contar con los que han muerto en enfrentamientos con las tropas del Gobierno. Sólo en el año 2007, 2000 guerrilleros abandonaron las FARC.

Es de todos conocida la serie de fracasos que ha sufrido el locuaz Presidente venezolano, al punto de haber declarado que ahora llevará la Revolución Bolivariana a paso más lento.

Como afirma el diario El Tiempo de Bogotá, “Conociendo a las FARC, no hay que hacerse falsas ilusiones sobre la compasión de Las FARC raptan niños para hacerlos guerrillerosquienes han hecho gala de tanta crueldad y cinismo. Lo que sí parece claro es que esta liberación le da un nuevo oxígeno a Chávez después de tres reveses consecutivos: el del referéndum, el enfrentamiento con el Rey de España y el fiasco del fin de diciembre para lograr la liberación de los rehenes“.

El diario El Tiempo alerta sobre falsas ilusiones a respecto de la guerrilla: “Pero no hay que ser tan ingenuos como para pensar que las FARC van a volver costumbre aquello de entregar rehenes unilateralmente a cambio de nada“.

Por su parte, el Presidente Hugo Chávez, pidió que las FARC sean sacadas de la lista de organizaciones terroristas. Según él, las FARC “No son ningún cuerpo terrorista, son verdaderos ejércitos que ocupan un espacio en Colombia“, declaró durante un discurso que ofreció en la Asamblea Nacional y fue difundido por cadena de radio y televisión.

Chávez señaló que su gobierno reconocía a esos grupos “como fuerzas insurgentes que tienen un proyecto político, que tienen un proyecto bolivariano, que aquí es respetado“.

Así, “una mano lava a la otra, y las dos lavan la cara“…

Me llegó una declaración impresionante de uno de los colombianos secuestrados, pues es un llamado a nuestra conciencia. Ella dice así:

No es el dolor físico el que me detiene, ni las cadenas en mi cuello lo que me atormenta, sino la agonía mental, la maldad del malo y la indiferencia del bueno

Coronel Luis Mendieta, secuestrado hace 9 años

…”la indiferencia del bueno”…¡Cuántas veces esa indiferencia es culpable de más males, que la maldad de los malos!

Print Friendly, PDF & Email
11/01/2008 | Por | Categoría: Situación Internacional

Deje su comentario