Comparta

“El estatismo ha muerto, viva el estatismo”

A respecto de la reforma de la LOCE

Cuando fallecía el rey de Francia, la continuidad del poder monárquico se sintetizaba en la frase: “¡el rey ha muerto, viva el rey!”

En Chile podríamos decir: “El estatismo ha muerto, viva el estatismo“. En efecto, las iniciativas de la Presidenta Bachelet frecuentemente están marcadas por un estatismo y un igualitarismo propios al totalitarismo socialo-comunista.

La reforma de la LOCE presentada por el Ejecutivo, constituye una intromisión abusiva del gobierno Bachelet, ahora en la educación; la instauración de un sistema de control de la sociedad a través de la educación de los jóvenes y niños.

Este proyecto de ley de reforma educacional viola el derecho primario de los padres de familia a la educación de sus hijos.

Uno de los aspectos más claramente interventores es impedir que particulares puedan sostener colegios subvencionados, estableciendo que sólo las Corporaciones sin fines de lucro podrán administrarlos.

Tal medida en la práctica equivale a poner la Educación bajo el control directo del Gobierno de turno, pues tales Corporaciones dependen directamente del Ejecutivo, el cual, conforme a la ley que las rige, podrá otorgar y cancelar su reconocimiento jurídico y disponer de su patrimonio para traspasarlo a las que estime conveniente.

De este modo las Corporaciones deberán congraciarse con el Ejecutivo, tanto para constituirse como sostenedores de colegios, cuanto para mantenerse como tales. No será de extrañar que el Ejecutivo establezca los estatutos de tales Corporaciones, obligándolas a proporcionar un tipo de educación del agrado del Poder político.

Es propio al estatismo suprimir todos los organismos intermedios entre el individuo y el Estado. Este proyecto constituye una estatización de la educación, que viola el derecho de los padres e impide su ejercicio a los particulares o a los organismos que a ella se consagran actualmente.

Por otra parte, de acuerdo al Programa de Gobierno de la Presidenta Bachelet, el Estado obligará a las Corporaciones educacionales a incluir las así llamadas medidas “anti discriminatorias“. Entre ellas, cualquier tipo de enseñanza religiosa contraria a las conductas reñidas con la moral cristiana como, por ejemplo, la homosexualidad. Tales exigencias ya están siendo aplicadas en

Print Friendly

Páginas: 1 2 3

12/04/2007 | Por | Categoría: Revolución Cultural

Deje su comentario