Cardenal denuncia revolución social contra el cristianismo | Acción Familia
Comparta

Cardenal denuncia revolución social contra el cristianismo

España – Durante la inauguración del curso de verano “Ángel Herrera Oria y la modernización de España”, el Arzobispo de Toledo y Primado de España, Cardenal Antonio Cañizares, denunció la existencia en España y en el mundo occidental de una revolución social directamente dirigida a minar las raíces cristianas de Occidente.

Esta revolución es la que Acción Familia viene denunciando con el nombre de “Revolución Cultural”. Puede bajar gratuitamente aquí el libro sobre este proceso en Chile.

El Cardenal Cañizares, denunció la existencia en España de un proyecto que se presenta como un movimiento de “modernización”, pero que “en realidad busca modificar la realidad social y cultural de España, transformando su identidad“.

Ese proyecto social y cultural pretende configurar una sociedad laica sin ninguna referencia religiosa y moral tratando de imponer un pensamiento nihilista, eliminando de forma deliberada todo lo católico en la vida pública“, dijo el Purpurado.

El Arzobispo explicó, sin embargo, que se trata de “un clima general en Occidente pero que en España tiene una especial intensidad“.

Se trata “agregó“ de un gran proyecto cultural apoyado por fuerzas poderosas, a veces ocultas, que van desde los medios de comunicación hasta la escuela“.

El Cardenal Cañizares señaló que los promotores de este proyecto “han puesto a la Iglesia Católica en su punto de mira“, pues encuentran en ella y en la familia los principales obstáculos a sus planes. “Así, se presenta a la Iglesia como enemiga de la democracia y de la modernización, contraria a la ciencia y al progreso, adversa a la libertad, enemiga del bienestar o como promotora de la división, la confrontación y la violencia, buscando el arrinconamiento de lo religioso a lo íntimo y privado“, agregó.

Según el Purpurado, “el silenciamiento de Dios es el acontecimiento fundamental de estos tiempos”, “no hay otro que se le pueda comparar en su radicalidad y en la gravedad de sus consecuencias”.

En el diseño de esta nueva sociedad, explicó el Arzobispo de Toledo, el relativismo juega un papel destacado, pues “al no conocer nada como definitivo, está en el centro de una sociedad que duda constantemente de sí misma. No hay derecho, sino derechos que se reducen o amplían según la voluntad del que legisla. En todo ello hay una concepción del hombre como ser autónomo de la voluntad de Dios, que no cuenta“.

Fuente: ACI

Print Friendly
01/08/2008 | Por | Categoría: Revolución Cultural, Tendencias

Deje su comentario