Comparta

La señora Bachelet y los derechos humanos

¿Con qué fin viaja la Presidenta a la isla-prisión cubana?

Ciertamente para defender los derechos humanos… al menos eso estaría en coherencia con su discurso, que alimenta indefinidamente la división entre los chilenos.

Sin embargo, más bien parece ser que lo haga para apoyar, con el prestigio del Estado chileno, al gobierno que viene esclavizando, desde hace 50 años, a la infeliz nación cubana. La señora Bachelet se ha negado a recibir a la disidencia cubana, alegando que el protocolo no considera esa posibilidad.

¡Cuánta delicadeza en el trato con el tirano del Caribe!

Recientemente, en el día del Año Nuevo, fue “celebrado” el 50 aniversario de la Revolución comunista, con dos novedades:

1.- Carne en las carnicerías,

2.- Concesión de la nacionalidad española a los hijos y nietos de exiliados de la dictadura de Franco

¿Usted sabe cómo Cuba consiguió la carne para la “celebración”.

No fue a través de la Reforma Agraria socialista y confiscatoria llevada a cabo por Castro, sino por un regalo gracioso de la Presidente argentina.

¿Qué hicieron los dirigentes cubanos con la carne?

“Para hacerla rendir más”, como decían las cocineras antiguas, la molieron y la distribuyeron a las carnicerías estatales.

En Cuba, la venta de carne, como la de todos alimentos, está limitada por un carnet (similar al que Allende comenzó a implantar en Chile) que otorga a cada ciudadano el derecho a medio kilo de carne por mes.

Algunos cubanos declararon a la prensa internacional, que hacía por lo menos 20 años que no se veía carne de vacuno en las carnicerías estatales. Quienes no habían comprado su ración mensual, corrieron a hacer filas enormes ante las carnicerías.

“Nadie sabe cuándo tendremos carne nuevamente”, dijo el carnicero. Por lo demás, “la carne no puede permanecer mucho tiempo en las carnicerías, ya que 60% de las cámaras de refrigeración no funcionan por falta de manutención estatal”.

* * *

La fila ante el Consulado español fue muchísimo más larga que las de las carnicerías.

¿Usted sabe por qué?

Porque el camarada socialista español Zapatero, también dio su apoyo a Castro permitiendo que 100.000 cubanos, hijos o nietos de los comunistas exiliados por Franco, puedan tener la nacionalidad española. Así esos 100.000 cubanos podrán enviar divisas para que los Castro puedan continuar esclavizando a los cubanos.

Así ocurre con los 3 millones de cubanos que viven exiliados, cuyas ayudas a sus familiares constituyen la principal fuente de divisas de Cuba.

¿Nada de esto preocupa a nuestra Presidenta? ¿Se podrá esperar de su parte, al menos, una tímida declaración en favor de los derechos más básicos de los cubanos?

Print Friendly
08/01/2009 | Por | Categoría: Revolución Cultural
Tags:

Deje su comentario