Comparta

Acción Familia felicita a parlamentarios por rechazo a derogación a artículo 373

Como es de público conocimiento, varios parlamentarios de la Concertación presentaron el año 2007 un proyecto de ley destinado a derogar el artículo 373 del Código Penal, que castiga a quienes ofenden a la moral y las buenas costumbres.

La iniciativa fue rechazada en la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados,

en lo particular y en lo general por 6 votos contra tres, el pasado 2 de septiembre.

En esa oportunidad, los diputados presentes hicieron ver que la derogación de tal artículo sería nociva para la formación moral de la juventud, ya permanentemente agredida por continuas escenas de violencia y sexo en numerosos medios de comunicación.

El diputado Cardemil justificó su voto contra la derogación afirmando: “Creía positiva la existencia de estas normas porque, no obstante los cambios propios de las distintas épocas, había principios éticos válidos para todos los tiempos, como era el caso del Decálogo, cuyas disposiciones decían relación con la naturaleza humana“.

La iniciativa, impulsada por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) contó con el patrocinio de nueve parlamentarios de la Concertación, por lo cual se debe entender que su objetivo era, entre otras aberraciones morales, la de permitir las manifestaciones en público de conductas homosexuales.

Acción Familia se complace de que haya primado el buen criterio entre los parlamentarios y que, en consecuencia, el proyecto haya sido mayoritariamente rechazado en la Comisión.

En efecto, si la ley considera que existen atentados a las buenas costumbres y a la moral, afirma al mismo tiempo que existe una moral objetiva, que debe ser respetada, y costumbres indebidas, que deben ser reprimidas.

Por lo anterior, la derogación del artículo habría dado una pésima señal al País, pues afirmaría implícitamente que no existe la moral objetiva y que cada uno de los ciudadanos puede comportarse en público de la manera que le plazca; lo que, en otras palabras, es la promoción del amor libre de forma descarada y ostentosa.

Si bien la moral no se sustenta exclusivamente en las normas legales, pues nace principalmente de las convicciones religiosas y de las resoluciones firmes de la voluntad, sin embargo, cuando la ley no la reconoce, lo que promueve es precisamente la disolución de los principios religiosos que la sostienen.

Por todo lo anterior Acción Familia, junto con congratularse por el rechazo al referido proyecto, hace votos para que los parlamentarios que defienden la familia, se mantengan vigilantes contra los proyectos que están en trámite y que atentan contra ella.

Santiago, 12 de octubre de 2008

Print Friendly
14/10/2008 | Por | Categoría: Prensa

Deje su comentario

*Escriba los caracteres