Comparta

Suger, abad de Saint-Denis: no escatimar arte ni riqueza en el culto

Don Suger (1081-1151) fue abad de Saint-Denis (Francia), desde 1122 hasta su muerte.

Diplomático hábil, consejero de Luis VI y Luis VII y regente durante la Segunda Cruzada.

Fue llamado el “padre de la monarquía francesa.”

Abad Suger, vitral de la Abadía de Saint-Denis

Suger formuló una justificación filosófica para la vida y el arte, en especial por sus logros arquitectónicos. Compartiendo el ambiente medieval, concibió los monumentos como obras de teología.

Abad Suger fue un gran teólogo, poeta, mecenas y organizador de las funciones litúrgicas.

Predicó el camino de la elevación del alma hasta la contemplación de las cosas divinas a partir de la belleza material rectamente aprovechada.

Su influencia en la arquitectura gótica fue prodigiosa, especialmente por las maravillas que introdujo en la Basílica abacial de Saint-Denis.

Esta basílica es la necrópolis de los reyes de Francia, subsiste hasta hoy, y se encuentra no muy lejos del centro de París.

Escribió:

Cáliz del Abad Suger

“Con respecto a la belleza de los vasos sagrados, creemos que debemos tallarlos bien, con una nobleza externa que coincida con la dignidad con la que los manipulamos en el Santo Sacrificio de la Misa

“Porque en todas las cosas sin excepción – ya sea por la materia o por el espíritu – debemos servir al Redentor lo más perfectamente posible.

“Y por eso, nada es lo suficientemente valioso, ni suficientemente bello, ni suficientemente espléndido para contener las Sagradas Especies.

“En el Antiguo Testamento, los judíos utilizaban vasos y utensilios de oro para recoger la sangre de las cabras, venados y vacas sacrificadas.

“¿Los cristianos no podrían ornar con piedras preciosas los cálices de oro que contienen la sangre de Cristo?

“La belleza de la casa de Dios debe, con mayor razón, dar a los fieles un anticipo de la belleza del Cielo.

“La visión de la belleza multicolor de las perlas a menudo me liberó de las preocupaciones de la vida exterior elevando mi alma por el deleite de los esplendores sensibles a la consideración de las diversas virtudes de que son símbolo.

Interior de la abadía de Saint-Denis, París, Francia

“Esta visión me dio la ilusión de encontrarme, por así decirlo, en una tierra extranjera que de ninguna manera era la tierra de lodo de este bajo mundo, pero no era aún la región pura del Cielo.

“Así, me parece que a través del regocijo con la belleza material, podemos, con la ayuda de Dios, sentirnos transportados, por vía anagógica (elevación del alma en la contemplación de las cosas divinas, el éxtasis, etc.), al goce espiritual de la belleza suprema “.

(Fuente:. Apud Edgar de Bruyne, “Le conflit des esthétiques”, Albin Michel, París, 1998, p 143). Traducido de Gloria de la Edad Media

Print Friendly
17/11/2016 | Por | Categoría: Ideal de sociedad
Tags: , ,

2 Comentarios to “Suger, abad de Saint-Denis: no escatimar arte ni riqueza en el culto”

  1. Monika dice:

    ¡Magníficas las expresiones del Abad Suger con respecto al culto en la belleza de las obras sacras, la elevación del alma en la contemplación de estas maravillas celestiales que son realmente un anticipo de lo que veremos en el Reino de Gloria Eterna!
    Con frecuencia dicen algunos: “El Vaticano está lleno de oro y mármoles, con esas fortunas se podría dar a los pobres…” ¡Qué poco piensan en Dios! en su egoismo destituyen al Señor por “los pobres”, cuando Cristo dijo a Judas: ” a los pobres tendrán siempre, pero a mí no”!! Y María Magdalena no dudó en ungir el Cuerpo Místico con aquellos exquisitos y carísimos ungüentos mortuorios.

    Las bellas Catedrales y sus imágenes, canto gregoriano, música sacra, son la corona terrena de la Divina Providencia!

    ¡DEO GRATIAS!

  2. Pablosca dice:

    Al ver muchas “iglesia modernas” da gana de llorar.
    Arquitectos ateos que… hacen iglesia: ¿qué sentido tiene?
    Casi lo único bueno del arte arquitectónico moderno es la Sagrada Familia de Barcelona, del gran creyente y místico Gaudí.

Deje su comentario

*Escriba los caracteres