Comparta

Etiqueta y protocolo tranquilizan a los niños

Hotel Alvear, en Buenos Aires

El Alvear Palace Hotel de Buenos Aires inauguró un curso intensivo de etiqueta, protocolo y buena educación para 30 niños de 8 a 13 años. Ellos se sientan adecuadamente, en mesas con vajilla de porcelana, copas de cristal y cubiertos de plata.

Asisten a conferencias de comportamiento en sociedad, mientras los mozos con guantes blancos sirven agua, jugos y delicados sándwiches.

La profesora Karina Vilella enseña cómo una persona educada debe tomar los cubiertos, saludar, decir “por favor”, agradecer, ser puntual, etc. Los niños aprenden a poner una mesa “a la inglesa” y una mesa “a la francesa” y el modo de distribuir en ella a los invitados.

Los mozos con guantes blancos sirven agua, jugos y delicados sándwiches

Sorprende ver a los niños tranquilos y obedientes en el ambiente aristocrático del Hotel Alvear, donde ellos “están en un lugar donde se respira elegancia, y se comportan de acuerdo a lo que ven a su alrededor”.

Exactamente lo contrario es lo que ocurre en ambientes vulgares, como ciertos lugares ultramodernos que generan malestar, favorecen la mala conducta y deforman las almas de los niños y adultos.

Download PDF
21/02/2014 | Por | Categoría: Ideal de sociedad
Tags: , , , , ,

6 Comentarios to “Etiqueta y protocolo tranquilizan a los niños”

  1. Borja Elizechea says:

    Realmente es así: “de lo que se siembra se recoge”.
    Muy buena la idea

  2. María José says:

    ¡Qué bueno sería enseñar los modales de excelentísima educación que deben adoptarse en los templos católicos, donde está presente el personaje más importante del universo entero!

    Porque lo que hoy se ve es que a la gente o no le importa o no cree en la presencia de Dios en los templos. Unos van vestidos con vulgaridad; otros, con desgreño; llevan mascotas; comen; los niños retozan a sus anchas, porque sus padres no les enseñan a discernir los ambientes; mucha gente conversa como si estuviera en un salón social; hablan por celular; y cuando termina el evento de parque temático (pues así asumen la Santa Misa), abandonan el templo en medio de un estrépito más propio de una plaza de mercado.

    “DIOS HABITA EN SU TEMPLO SANTO: ¡QUE TODO EL MUNDO HAGA SILENCIO ANTE SU PRESENCIA!” (Habacuc 2,20).

  3. Nicolás Asiain Madariaga says:

    Excelente idea. Coincido con otras opiniones según la cuales sería muy provechoso que esto se hiciera extensivo a la mayor cantidad de niños posible. Sería estupendo que nuestros colegios de Iglesia instauraran cursos o talleres de este tipo.

  4. Angelo says:

    Me parece una adecuada y creativa manera de enseñar a agradar, servir y respetar desde pequeños, siempre y cuando ello no lleve a los niños a una futura confusión, no sabiendo adaptarse a todos los medios sociales y crean que esa es la única realidad. Existen campañas auspiciadas por empresas que tienden a mejorar nuestra convivencia a través del respeto mutuo (como lo he visto en afiches en el Metro de Stgo.) que podrían tomar parte en esto para que se hiciese más público, al alcance de estratos sociales medios y más bajos.

  5. Tetty says:

    Esta maravillosa idea es lo que he esperado por largo tiempo, hace unos años trabajé en una escuela de Modelos donde enseñabamos protocolo con muy buenos resultados y es lo que hace falta en estos momentos. concuerdo con Gladys en que esto debe ir dirigido a todos los medios sociales para romper la barrera y que no exista esta gran diferencia, sobre todo en la clase media que es la más abandonada.
    Saludos Cordiales
    Tetty

  6. Gladys says:

    Interesante el artículo. Hay algo que me inquieta. Todo comportamiento humano pasa por la Educación. Lamentablemente este tipo de prácticas no es llevada a la clase media y baja porque lleva implícito un costo. Como iglesia cristiana y misionera, sería un hermoso ejemplo aplicarlo acá en Chile. Una mesa bien servida, modales, cuidado en las palabras, agudeza de pensamiento y tantas otras que se pueden enumerar. Pero ¿cómo llevarlo a la práctica?. Empezando ¿por qué etapa, ir escalonando?, Me gusta esta idea, porque grandes talentos se ven truncados sólo por un tema netamente social
    y no logran mostrar lo que pueden aportar a la sociedad, encontrándose con obstáculos sociales estructurales. Espero que nuestra Iglesia Católica, sea auspiciadora de esta idea que la encuentro genial.
    Gracias

Deje su comentario