Comparta

Miniatura de Rey y prototipo de siervo

Soldado, miniatura de rey

Una situación modesta. Se trata de un soldado, veterano de guerra, del ejército inglés.

Pero esta situación modesta tiene sus glorias. El mérito de una existencia entera transcurrida en el servicio de la patria, y en un servicio que tiene la peculiaridad de ser lucha. Lucha llena de riesgos, que comportan el sacrificio de la salud e incluso de la vida.

Todas estas glorias se reflejan en el traje, modelado por una larga tradición para ser el símbolo de los altos valores morales que una carrera militar, incluso cuando es modesta, contiene en sí.

Las medallas recuerdan servicios y peligros enfrentados en pro de Inglaterra. Los galones indican una graduación, que si bien es inferior, merece ser señalada. La tela excelente del uniforme, sus bellos botones, su corte distinguido, expresan cuanto la sociedad reconoce y admira esta modesta situación. El tricornio solemne y elegante acentúa esta impresión. Presentándose así, el personaje se siente digno, sereno y feliz. Su mirada y su porte expresan el hábito que tiene de ser respetado. La fisonomía tiene algo se altanero, que la venerabilidad de la barba blanca acentúa todavía más. Considerando el rostro, se piensa vagamente en Jorge V. Y de hecho este modesto militar es en el fondo, una minúscula imagen del Rey.

* * *

Un jefe de Estado, déspota temido e incontrastable de todas las Rusias. Cabello desgreñado,Stalin, imagen del siervo brutal bigote vulgar, rostro grosero y brutal, gesto impetuoso y violento, traje carente de cualquier elevación o distinción. Nada lo diferencia de un siervo, uno de esos siervos que modelaron su alma frecuentando las tabernas, y que es un público de taberna en todas las capas mentales o físicas de su ser.

Nada en él indica algo elevado, nada expresa la grandeza y la dignidad del poder supremo. O más simplemente, la grandeza y la dignidad de un hombre correcto.

* * *

Modesto soldado, elevado a una situación que es la miniatura de un Rey; beneficiario feliz de una civilización que fue otrora católica, y en cuya alma está el instinto de elevar y engrandecer todo.

Poderoso dictador, rebajado, en su presentación y persona, al nivel del último servidor: constituyendo el símbolo de un orden de cosas satánico, que por adoración de la igualdad tiene por instinto rebajar y degradar todo.

Plinio Corrêa de Oliveira, Catolicismo Nº 76 – Abril de 1957

Print Friendly
18/06/2016 | Por | Categoría: Ambientes Costumbres
Tags: , , , , ,

Deje su comentario