Comparta

¿El hábito no hace al monje?

Se diría que la afirmación de que el hábito no hace al monje, o que el uniforme no hace al héroe, es al mismo tiempo verdadera y falsa. En efecto, el hombre no se hace monje o militar auténtico por tan sólo adoptar la vestimenta propia de ese estado. Pero el hábito monástico facilita al hombre de buena voluntad el llegar a ser un buen monje. Y lo mismo se puede decir del uniforme militar.

¿Cómo ilustrar en los estilos propios de esta sección el efecto de la indumentaria sobre el estado de espíritu de un hombre? Para no herir a nadie, dejemos de lado ejemplos demasiado recientes. Y tomemos como elemento de estudio una figura histórica que ya comienza a sumergirse en las neblinas de una pasado remoto. Se trata de Guillermo II, Rey de Prusia y Emperador alemán: el Káiser.

Es imposible negar que Guillermo II fue militar hasta la médula de su alma. No fue un gran general ni era esa su función. Pero su mentalidad, su estilo de vida, su estilo de gobierno, prueban que como hombre, como jefe de familia, como soberano, el Káiser fue siempre, y ante todo, un militar.

Aquí aparece en un campo militar traspasando el bastón de mando a un alto oficial. Espléndidamente uniformado, montando su corcel con una naturalidad llena de gallardía, el Emperador se siente visiblemente en su ambiente propio, en una situación en que despliega toda su personalidad con seguridad, con amplitud, con brillo. El rostro, el porte, el gesto, reflejan la pasión militar que, cuanto más se exterioriza, tanto más se afirma.

Al contrario, usando traje civil, se diría que no se trata de la misma persona. Su personalidad aparece desteñida y su actitud forzada. Sus cualidades militares se vislumbran en medida suficiente como para contrastar con la indumentaria. Si el Káiser y todas sus tropas tuviesen que usar tales trajes civiles, ¿el ejército alemán habría sido lo que fue?

Evidentemente no. Porque si el uniforme no hace al buen soldado, ayuda mucho al militar a adoptar el espíritu de su clase…

¿Y por qué, mutatis mutandis, no valdrá el mismo principio para el clero?

Por Plinio Corrêa de Oliveira

Print Friendly
10/10/2013 | Por | Categoría: Ambientes Costumbres
Tags: , ,

3 Comentarios to “¿El hábito no hace al monje?”

  1. pablosca says:

    Bueno, con sus debibas excepciones… Por ejemplo, San Francisco no quiso que los frailes tuviesen un habito especial, que los distinguieran de los demás hombres, sino que adoptó el ábito de los campesinos pobres. Luego… los campesinos cambiaron de hábito, y los frailes siguieron con el que usaba San Francisco.

  2. Pedro Pinto says:

    La gente pusilánime inventa dichos para justificar su falta de entereza. Así, tenemos:
    Las cosas no son de su dueño, sino del que las necesita.
    “En el amor y en la guerra, todo se vale.”
    “El fin justifica los medios.”
    “Opción por los pobres.” (Explico: cuando hay una disyuntiva en la que es forzoso escoger, se escoge una opción. Cuando no la hay, todas las opciones son buenas. Dios no excluyó a nadie. Al joven rico, Jesús le dijo que vendiera todo y lo diera a los pobres, pues sabía que el joven tenía un apego extremado al dinero. Pero al rico Zaqueo no le dijo lo mismo, pues sabía que a partir de su visita, se volvería generoso, sin dejar de ser rico. ¿Es que la Iglesia debe optar por los pobres y dar la espalda a los ricos?)
    “El hábito no hace al monje.” (¡Falso! Sí lo hace. Un militar de civil es un civil. Un cura sin traje clerical es un paisano cualquiera. Además debe obedecer, pues hizo voto de obediencia. Y la Iglesia ordena -no sugiere, ¡ordena!- que el sacerdote debe usar traje clerical que lo distinga de quienes no son sacertes. (Derecho Canónico 284).

  3. sara esmeralda says:

    creo que es si tu tienes dinero vistete bien si mo tienes no seas soberbio

Deje su comentario