La diligencia saliendo de Biarritz | Acción Familia
Comparta

La diligencia saliendo de Biarritz

La niña se cuelga del brazo de la religiosa, a la que acaba de dar un ramo de flores, mientras las madre le muestra su niña más pequeña. Detrás de ellas, un funcionario de Correos consulta su reloj. Dentro de la diligencia, la segunda hermana está sentada al lado de un militar. Los cargadores suben las maletas sobre el techo y la señora del velo azul señala una caja de sombrero que le pertenece. Una viajera compra uvas a una vendedora. Algunos hombres conversan en la parte anterior, cerca de los caballos, y el responsable de la oficina de correos escribe en su oficina.

Era ayer. La vida todavía tiene color, las vestimentas variadas y elegantes resaltan la dignidad de las personas. Ambiente lleno de calma, aún durante la actividad que precede a un viaje. Llama la atención que nadie grita o gesticula. Aunque de clases sociales y de regiones diferentes, los personajes de esta escena son como miembros de una misma familia. El respeto mutuo, la bonhomía, el amor al trabajo honesto, la comprensión de las ventajas de una jerarquía social legítima tornan más dulce una vida en la que no falta el esfuerzo. Los principios cristianos marcan aún profundamente esta sociedad.


La Malle-poste en partance de Biarritz (La salida de la diligencia correo) – Abraham Solomon
(Calendario 2004, “Tradition, Famille, Propriété“, Francia.)

Print Friendly
13/11/2015 | Por | Categoría: Ambientes Costumbres
Tags: , , , ,

2 Comentarios to “La diligencia saliendo de Biarritz”

  1. Fernando Represas dice:

    Muchas gracias por las bellas fotos y su descripción encantadora. Dios los bendiga. Saludos.

  2. Pablosca dice:

    Cuando una persona piensa que tiene sólo derechos, se vuelve prepotente y con eso rompe la paz en su entorno. Nuestra sociedad, gracias a la “prédica” de Marx y sus seguidores, logró que los obreros consideraran que son perseguidos y explotados y que no se respetan sus derechos.
    Así la sociedad se va volviendo siempre más violenta y se va cumpliendo lo que dejó el escritor romano Plauto: “homo homini lupus”. El hombre se vuelve lobo para el hombre.

Deje su comentario