Comparta

China resistencia heroica a la persecución comunista

El cardenal Joseph Zen Ze-kiun, obispo emérito de Hong Kong y miembro de la Comisión de la Santa Sede para la Iglesia católica en China publicó una valiente carta denunciando las ordenaciones episcopales ilícitas que están siendo promovidas por el gobierno comunista chino.

Estas consagraciones sacrílegas se están produciendo con la colaboración de los obispos católicos que fueron regularizados por la política de distensión de la Santa Sede con la dictadura de Pekín.

Sin embargo, en sucesivos comunicados, la Santa Sede señaló que los obispos consagrados ilegalmente fueron excomulgados automáticamente (latae sententiae), al igual que los obispos que los consagraron, a menos que se demuestre lo contrario.

La carta del egregio cardenal fue traducida y difundida por la agencia Ucanews y distribuida en español por la agencia Zenit . Entre otras cosas, dice:

Es absurdo escuchar las declaraciones políticamente correctas de los títeres del Estado que defienden las políticas de Pekín.

“En los últimos días, los fieles católicos dentro y fuera de China, siguieron con tristeza e indignación las palabras de Antonio Liu Bainian y de los reverendos Joseph Guo Jincai, Juan Fang Xingyao y José Yang Yu, que se han señalado como cismáticos. Pero la declaración de ayer hecha por la Administración Estatal de Asuntos Religiosos (SARA), ha llegado a un extremo absurdo.

“Podríamos entender que el Gobierno haya salido a defender a sus títeres (…) pero ahora lo ha hecho para alabar su “ardorosa fe católica” y decir que las consagraciones sin mandato pontificio fueran necesarias para “el gobierno normal de la Iglesia y sus necesidades pastorales y de evangelización “.

“Esto es absolutamente absurdo y ridículo, porque, como algunos expertos han señalado, es el gobierno [chino comunista], que está “dirigiendo” la Iglesia Católica. (…)

“Después de las últimas consagraciones ilegítimas y el VIII Congreso Nacional de Representantes católicos, todos pudieron ver que el SARA y la Asociación Católica Patriótica China decidió llevar a la Iglesia de modo abierto e impenitente por un camino que conduce a la independencia de la Iglesia y a elegir y consagrar unilateralmente a sus obispos.

“Entonces dejemos que, para dar un nuevo estatuto a su nueva iglesia, encuentren a alguien con suficiente peso como Martín Lutero o el rey Enrique VIII, pero ello no tienen derecho a usurpar el título de “Iglesia Católica”.

Ellos limitan las libertades individuales, por medio de la violencia; ofendiendo incluso la dignidad de sus conciencias. Hacen caso omiso de la autoridad y amabilidad de nuestro Santo Padre, y aún osan decir que tienen un deseo sincero de diálogo. ¡Es la mayor mentira del mundo! Sólo la cobardía y el egoísmo impiden que las naciones manifiesten su desaprobación”.

Y refiriéndose a los nuevos obispos ilegítimos –los reverendos Paul Ley Shiyin, Leshan, y Joseph Huang Bingzhang de Shantou– añade:

“La mayoría de los fieles católicos de China desaprobará a estos oportunistas y se mantendrá siempre del lado del Papa”.

“Nadie sabe cuánto va a durar este riguroso invierno, pero nuestros fieles no tienen miedo, o superarán el miedo con la fe y la oración, que les dará fuerza para imitar a los mártires canonizados y a los incontables héroes que practican la fe, para dar un testimonio valiente de Nuestro Señor Resucitado.

“Queridos hermanos y hermanas en la fe, les hacemos llegar los saludos de un hermano que se siente casi avergonzado de vivir en libertad”.

La carta del cardenal concluye con la manifestación de la voluntad heroica de compartir las persecuciones y sufrimientos que los sinceros católicos chinos arrostran por amor a Jesucristo y a su Iglesia.

Luis Dufaur

Download PDF
16/08/2011 | Por | Categoría: General
Tags: , , ,

Deje su comentario