Santo Tomás de Aquino y Mahoma | Acción Familia
Comparta

Santo Tomás de Aquino y Mahoma

Santo Tomás de Aquino, el Doctor Angélico

“Los fundadores de falsas sectas, como Mahoma, que sedujo a los pueblos prometiéndoles los deleites carnales, a cuyo deseo los incita la misma concupiscencia. En conformidad con las promesas, les dio sus preceptos, que los hombres carnales son prontos a obedecer, soltando las riendas al deleite de la carne. No presentó más testimonios de verdad que los que fácilmente y por cualquier mediocre pueden ser conocidos con sólo la capacidad natural.

“Introdujo entre lo verdadero muchas fábulas y falsísimas doctrinas. No adujo prodigios sobrenaturales, único testimonio adecuado de inspiración divina, ya que las obras sensibles, que no pueden ser más que divinas, manifiestan que el maestro de la verdad está invisiblemente inspirado.

“En cambio, afirmó que era enviado por las armas, señales que no faltan a los ladrones y tiranos. Más aún, ya desde el principio, no le creyeron algunos hombres sabios, conocedores de las cosas divinas y humanas, sino gente incivilizada que moraba en el desierto, ignorantes totalmente de lo divino, con cuyas huestes obligó a otros, por la violencia de las armas, a admitir su ley.

“Ningún oráculo divino de los profetas que le precedieron da testimonio de él; antes bien, desfigura totalmente la enseñanza del Antiguo y Nuevo Testamento, haciendo un relato fabuloso, como se ve en sus escritos.

“Por esto prohibió astutamente a sus secuaces la lectura de los libros del Antiguo y Nuevo Testamento, para que no fueran convencidos por ellos de su falsedad. Y así, es evidente que los que se adhieren a su palabra creen a la ligera”.

Santo Tomás de Aquino, Summa contra Gentiles, I, c6

Print Friendly
21/10/2016 | Por | Categoría: Formación Católica
Tags: , , , ,

Un comentario to “Santo Tomás de Aquino y Mahoma”

  1. María de la Luz Alvarez dice:

    La religión musulmana es un completo vacío y cuando uno de ellos comienza a conocer el cristianismo se dan cuenta que su religión no tiene nada a qué aferrarse, ni a que creer. Es importante difundir la falsedad de dicha religión para que no caigan incautos en ella.

Deje su comentario