Comparta

San Miguel Arcángel, ejemplo del perfecto caballero

San Miguel es el jefe de los ángeles que lucharon contra el diablo y los ángeles malos y los arrojaron al infierno. Él es el jefe de los ángeles de la guarda de las personas, y también de las instituciones. Él mismo es el ángel de la guarda de la institución de todas las instituciones, que es la Santa Iglesia Católica y Apostólica. Él tiene, por lo tanto, una misión de tutela. En cuanto tal misión, podemos preguntarnos de la relación que existe entre la primera misión de San Miguel de derrotar a los ángeles que se rebelaron y la protección que da a los hombres en este valle de lágrimas.

Las dos misiones están vinculadas. Dios quiso que San Miguel fuese su escudo contra el Diablo en la primera batalla celestial. Él también quiere que Michael para sea el escudo de los hombres contra el Diablo, y el escudo de la Santa Iglesia Católica también. Pero San Miguel no se limita a ser un escudo de protección. Él es también un arma para derrotar y lanzar al enemigo al infierno. Es una doble misión que se correlaciona.

Por esta razón, en la Edad Media San Miguel era considerado el primer caballero, el caballero celestial: fiel, fuerte y puro como un caballero debe ser. Él también salió victorioso, porque él puso toda su confianza en Dios, y después del nacimiento de Nuestra Señora, puso también toda su confianza en ella.

Es esta admirable figura de San Miguel a quien debemos considerar nuestro natural aliado en las luchas legales y doctrinales en las que estamos llamados a participar en la defensa de la honra de Dios, de Nuestra Señora, de la Santa Iglesia y de la Civilización Cristiana. Con San Miguel como nuestro modelo, debemos defenderlas como un escudo, y atacar a sus enemigos como una espada con el fin de destruir el imperio del diablo y establecer el Reino de María en esta tierra. San Miguel debe ser nuestro patrón especial.

La selección apunta a un particular aspecto de la devoción a los ángeles que hay que destacar. Los ángeles son los habitantes de la corte celestial que continuamente ven a Dios cara a cara. El ápice de la felicidad angélica y humana es contemplar a Dios, y esta es la esencia de la vida en el cielo; es lo que hace que el cielo sea la patria de nuestras almas. Dios manifiesta continuamente nuevos aspectos de sí mismo que inundan de felicidad a los ángeles.

En épocas de la verdadera fe, algo de esta felicidad celestial se filtra a la tierra y se comunica a algunas almas piadosas, que, a su vez, la expresan a toda la Iglesia y la incorporan en su tesoro espiritual para que la podamos compartir. Hoy carecemos de este sentido de felicidad celestial y, por lo tanto, tenemos menos apetito por el cielo. Muchas personas sólo tienen apetito por las cosas terrenales. Si pudieran entender por un solo momento el consuelo que viene de la consideración de las cosas celestiales, comprenderían cuán pasajeros son los bienes terrenales, cuán carentes de valor son, de qué manera son otros valores que los trascienden. Si entendieran estas cosas, serían capaces de apartarse de su apego a los bienes terrenales.

Pero, en nuestros días, la gente está entusiasmada por el dinero, por la politiquería, por las cosas del mundo, por la vida trivial y las noticias de poca importancia. Ya no son almas elevadas que se entusiasman con los grandes problemas doctrinales y las cosas celestiales.

De lo que en estos días estamos en gran medida carentes es precisamente lo que los santos ángeles pueden obtener para nosotros. Ellos están inundados por una felicidad celestial, la cual ellos pueden comunicarla a nosotros. Por tanto pidámosles que nos den el deseo de las cosas celestiales. Esta es una cosa excelente para pedir en la fiesta de San Miguel Arcángel, que podamos modelarnos como lo es él y convertirnos en los perfectos caballeros de la Virgen en esta tierra.

Print Friendly, PDF & Email
29/09/2017 | Por | Categoría: Formación Católica
Tags:

Deje su comentario