Reverente y Filial Mensaje al Papa aún no conocido | Acción Familia
Comparta

Reverente y Filial Mensaje al Papa aún no conocido

Después de la renuncia de Benedicto XVI, católicos del mundo entero se preguntan:

¿Quién será el nuevo Papa?

Inclusive antes de que se sepa quién será escogido como nuevo Sucesor de San Pedro, queremos dirigir a Él una súplica.

Pues la trascendencia de lo que vamos a pedir no depende de las características personales de quien venga a ser elegido.

Firme aquí el mensaje al Papa aún no conocido

Éste es, pues, un Reverente y Filial Mensaje al Papa aún no conocido:

Santo Padre, si no fuese por la promesa hecha por Nuestro Señor Jesucristo de que las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia (Mt 16,18), no podríamos afirmar con dolor en el corazón que, a lo largo de la Historia, la Barca de Pedro nunca estuvo envuelta en una tempestad tan dramática y universal como la de nuestros días.

En efecto, es patente en el interior de la Santa Iglesia la “apostasía silenciosa” de millones de fieles, conforme constatado en reciente Sínodo de los Obispos.

Verdades fundamentales de la Fe, como la resurrección de Cristo, la virginidad de María, la Presencia real en la Eucaristía, la existencia del Infierno, etc. son frívolamente puestas en duda hasta por altos representantes de la Jerarquía.

Principios morales básicos como la indisolubilidad del Matrimonio (y la consecuente ilicitud de una “segunda unión”), la grave deformidad moral de las relaciones homosexuales, el crimen monstruoso del aborto, la espantosa crueldad de la eutanasia, la inmoralidad del preservativo, etc. son considerados como ultrapasados, precisando ser sometidos a una revisión para adaptarlos a las nuevas costumbres sociales.

Agrava ese cuadro la crisis del Clero y de las congregaciones religiosas, masculinas y femeninas — manifestada en la caída vertiginosa de vocaciones — que se acentuó con la iniciativa rebelde de los párrocos austriacos, que alcanzó repercusión entre sacerdotes del mundo entero, y la escandalosa rebelión de la principal confederación de monjas de los Estados Unidos contra una justa y necesaria intervención de las autoridades vaticanas.

A esa dramática crisis interna se suma la agresividad de los enemigos externos. En primer lugar, el “tsunami de laicismo” que se expande en las naciones occidentales y lleva a varios gobiernos a querer forzar a la Iglesia y a las instituciones católicas a volverse cómplices en innumerables violaciones de la Ley de Dios, con el pretexto de que el Estado no reconoce ninguna ley superior a la soberanía popular.

Súmase a eso la persecución sin piedad a los cristianos en numerosos países musulmanes y en aquellos que aún gimen bajo el comunismo, como China, Vietnam, Corea del Norte o Cuba.

Ante esa total oposición a Dios y a su Ley, en la vida pública y privada, ¿será alguien capaz de imaginar lo que será del mundo dentro de 20 ó 30 años? –Probablemente se encontrará en una situadión más trágica que la humanidad al fin del Imperio Romano.

Pero, así como, en medio de aquellas ruinas, un San Gregorio Magno o un San León Magno supieron convertir a los bárbaros y colocar las bases para la más bella y refinada civilización que la Historia haya conocido — la civilización cristiana — Vos también podéis, con el carisma propio del Vicario de Cristo y el auxilio del Cielo, enfrentar victoriosamente la actual y dramática crisis religiosa, moral y social.

Esa ayuda del Cielo y esa victoria final ya fueron anunciadas por Nuestra Señora en Fátima, cuando alertó que el mundo sufriría grandes castigos y que muchas persecuciones serían movidas contra la Santa Iglesia; mas al mismo tiempo Ella prometió: “Por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará”.

De rodillas ante Vos, os suplicamos: ¡no os dejéis enredar en las insidias del laicismo ateo o agnóstico, combatidlo con confianza en el auxilio divino y millones y millones de almas serán reconducidas al buen camino! ¡Decid una sola palabra con vuestra autoridad de Sucesor de San Pedro, y el humo de Satanás será expulsado del mundo y del interior de la Santa Iglesia, como Nuestra Señora prometió!

Éste es el llamado que nosotros — católicos, apostólicos, romanos, abajo firmantes — os hacemos, Santo Padre aún desconocido, arrodillados en espíritu ante vuestra figura de Dulce Cristo en la Tierra.

Firme aquí el mensaje al Papa aún no conocido

Divulgue esta campaña por el futuro da Santa Iglesia

1 – Envíe este mensaje por e-mail y por las redes sociales

2 – Publique este banner en su sitio personal, blog o perfil en las redes sociales, insiriendo el código que sigue.

<a href=’http://www.papadesconhecido.com/’ target=’blank’><img src=’http://www.papadesconhecido.com/banners/novo_papa_banner_espanha.png’ alt=’Sou Católico Apostólico Romano’ border=’0′ /></a>

Print Friendly
02/03/2013 | Por | Categoría: Formación Católica
Tags: , ,

Comentarios cerrados.