Comparta

¿Qué actitud tenemos ante el sufrimiento?

La idea de una vida sin sufrimiento es una verdadera ilusión, una quimera.

Todos sabemos por la doctrina católica que por causa del pecado original y de los pecados actuales, algo en nosotros tiene que ser quemado y destruido por el sufrimiento, para que alcancemos el cumplimiento de nuestra finalidad.

Nuestro Señor nos enseño a ver el dolor de frente, aceptarlo y pedir fuerzas sobrenaturales para llevarlo hasta el fin

Un gran santo dijo:

“Tres cruces hay en el Calvario,

escoge, puesto que es necesario,

sufrir como justo, o como penitente,

o como réprobo que pena eternamente”

Siendo así es muy importante y alentador tener en cuenta que lo más meritorio en el sufrimiento, no es tanto la magnitud del mismo, sino la actitud que tenemos ante él, cuando se pone en nuestro camino. Lo más importante no es sufrir mucho, sino sufrir bien. Tener una buena aceptación del mismo, ofrecerlo a Dios, etc…

El Abbé Arminjon decía en uno de sus escritos: “Una cosa es cierta, es que nunca ha habido y nunca habrá sublimidad moral, santidad heroica, virtud digna de ese nombre, que no tenga su principio, o que no tome su impulso y su fuerza, en un sufrimiento libremente aceptado o intrépidamente soportado.”

Al hombre que se comporta con sabiduría, “ninguna perturbación de esta Tierra le altera, porque ha aprendido a leer los acontecimientos en esta sabiduría infinita que regula todo por medio de su previdencia, y que no permite el mal sino para sacar de él el bien, por una manifestación brillante. El lleva en sí como un santuario de reposo y felicidad. Los hombres y los elementos conjurados no tienen poder para ofenderlo ni incomodarlo.”

En esa perspectiva, nosotros no debemos considerar nuestros sufrimientos ‒ por ejemplo, enfermedades, perturbaciones nerviosas o psíquicas, carencias mentales, incertidumbre en cuanto al día de mañana‒ como si fuesen una lepra. Se comprende que la persona quiera salir de eso, pero debe amar mucho estar en eso. Y mientras Dios no le permita salir, debe besar esa cruz con mucho amor y cargarla con alegría

Cuando no es así “un nada nos abate; una palabra poco medida que nos ha sido dicha; una variación en la serenidad del cielo, son suficientes para hacernos pasar del exceso de la alegría al abatimiento de la tristeza. La causa de estas fluctuaciones y de estos cambios no es otra que el distanciamiento y el horror instintivo que sentimos por el sufrimiento.”

Por estos atentos cuidados para rechazar las menores privaciones y las menores violencias, para apartar de nosotros todo aquello que se presenta con la apariencia del más ligero rigor, nosotros nos creamos indignas servidumbres. Nuestro corazón se deja dominar por tal cantidad de tiranos… Ninguna virtud puede subsistir en almas tan versátiles, ninguna dignidad es conciliable con un carácter flotante al viento de todos los cambios y de todos los azares. A medida que el hombre en este estado se desvía de sus deberes austeros, él se convierte en esclavo de las fantasías más fútiles ‒olvidando que la vida humana es una realidad y no una ficción‒ busca distraerse por medio de diversiones frívolas; entrega sus más bellos años como pasto a los placeres, a la pereza, al aburrimiento, y devora sin fruto el talento que Dios le había confiado. En estas disposiciones, un hombre no tiene más que presentarse ante él, con la amenaza en la boca, con el poder de perjudicar su reposo, sus intereses, sus placeres, que este hombre será inmediatamente su dueño; tendrá el pleno poder de someterlo, sea a indignos servilismos, sea a inenarrables torturas.”

Los santos veían las cosas de otro modo. Viviendo sobre las altas cumbres de la fe, entreveían los acontecimientos de aquí abajo y los destinos humanos, bajo otros aspectos y a través de otros horizontes.

Así el sufrimiento nos hace ver que las cosas de esta vida son efímeras y no satisfacen, y nos arranca del amor a las cosas presentes y pasajeras, alimentando así la virtud de la Esperanza. Nos entreabre otros panoramas, elevándonos a esperanzas más altas.

Por otro lado se puede considerar el sufrimiento como un don admirable de Dios al hombre, para que auxiliado por la gracia temple y eleve su personalidad.

Si se analiza bien la vida, se verá que casi toda o toda la belleza que ella contiene resulta de un dolor nítidamente previsto y noblemente soportado hasta el final.

Penetrémonos profundamente de estas saludables consideraciones, y las adversidades de la vida no llegarán jamás a abatirnos.

Print Friendly
19/09/2016 | Por | Categoría: Formación Católica
Tags: ,

4 Comentarios to “¿Qué actitud tenemos ante el sufrimiento?”

  1. Pedro Aedo Vielma dice:

    Excelente publicación. En mi experiencia personal, hace tan sólo unas semanas sufrí mucho por causa de cálculos renales. Pues bien, durante mi dolor recordaba el sufrimiento silente, valiente y lleno de fe de mi padre por causa de su cáncer. Luego, recordé el sufrimiento de Cristo en el Calvario. Rezaba y sólo pensaba que mejor ofreciere mi corto suplicio por mi alma y la de tantos otros. La formación con los jesuitas siendo alumno y catequista en el colegio San Ignacio de Concepción me acompaña siempre. Contento Señor Contento.

  2. Daliza dice:

    El sufrimiento unido al de Cristo es una gran bendición porque te permite compartir con El., por la salvación de las almas y te asemeja a Él. Son regalos de Dios que no a cualquiera da

Deje su comentario

*Escriba los caracteres