Comparta

Los padres son responsables de sus hijos ante Dios

Los padres de Santa Teresita de Lisieux, modelo de santidad y educación

Los padres de Santa Teresita de Lisieux, modelo de santidad y educación

Ciertamente que la futura buena o mala conducta de un hijo depende de si ha sido criado bien o de modo insuficiente. La naturaleza por sí misma enseña a cada padre a atender a la educación de su descendencia. Dios le da hijos, no para que puedan asistir a la familia, sino para que crezcan en el temor de Dios, y sean conducidos por el camino de la salvación eterna.

“Tenemos, dice San Juan Crisóstomo, un gran depósito en los niños, atendámosles con gran cuidado”.

Los hijos no han sido otorgados a los padres como un regalo del que se pueda disponer como les plazca. Los hijos les han sido confiados y  si se pierden por negligencia, los padres deberán rendir cuentas a Dios.

Un Padre de la Iglesia dijo que en el día del juicio los padres tendrán que rendir cuentas por todos los pecados de sus hijos (Nota de la Redacción: se entiende que de los derivados de una mala o incompleta formación, pues hay casos excepcionales de hijos muy bien educados que, a pesar de ello, viven como si no hubiesen tenido buena formación religiosa). Así es que aquel que enseña a su hijo a vivir en el bien, tendrá una feliz y tranquila muerte. El que instruye a su hijo… cuando llegue la muerte no sentirá pena, porque deja a los suyos un defensor frente a sus enemigos. (Eclesiástico 30, 3, 5) Y podrá salvar su alma por medio de sus hijos, es decir, por la formación virtuosa que les dio. (La mujer) “Se salvará mediante su maternidad”. (1Tim. 2:15)

Santa Teresita niña: limpidez de la mirada

Santa Teresita niña: limpidez de la mirada

Por otro lado, una difícil y triste muerte tendrán aquellos quienes solamente trabajaron para incrementar sus posesiones o multiplicar los honores familiares, o aquellos que sólo trabajaron para dejar a sus hijos comodidad y placeres y no les procuraron valores morales. San Pablo dice que aquellos padres son peores que infieles. Quien no se preocupa de lo suyo, principalmente de los de su casa, ha renegado de la Fe, y es peor que un infiel. (1Tim.5: 8).

Aunque los padres lleven una vida de piedad y continua oración, y comunión diaria, se condenan si por negligencia descuidan la educación de sus hijos. (Nota de la Redacción: San Alfonso hace hincapié en la educación moral de los hijos como un deber esencial. Un descuido en esto es de una gravedad extrema que puede comprometer nuestra salvación. Una omisión en este sentido deberá ser confesada y reparada en la mayor medida posible, buscando resarcir el daño causado por medio de los consejos, el ejemplo y la oración por los hijos, para que alcancemos el perdón de Dios por tan grave daño).

Si todos los padres cumplieran con su deber de vigilar la formación de sus hijos, tendríamos muy pocos crímenes. Por la mala educación que los padres dan a su descendencia, hacen que sus hijos, dice San Juan Crisóstomo, caigan en graves vicios; y los entregan así al verdugo.

Así sucedió en un pueblo: un padre quien fuera la causa de todas las irregularidades de su hijo, fue justamente castigado por sus crímenes con gran severidad, más aún que sus hijos. Gran infortunio es para los hijos tener padres viciosos, incapaces de inculcar en sus hijos el temor a Dios.

Corrige a tu hijo mientras haya esperanza; si no, tu serás el responsable de su muerte

Aquellos que ven a sus hijos con malas compañías y en riñas, y en lugar de corregirles y castigarles, les toman compasión y dicen: “¿Qué puedo hacer? Son jóvenes, esperemos que cuando maduren se alejen de ello”. ¡Qué palabras tan débiles, qué educación tan cruel! ¿En verdad, esperan que cuando los hijos maduren lleguen a ser santos? Escuchad lo que Salomón dice: Mostrad al niño el camino que debe seguir, y se mantendrá en él aun en la vejez. (Prov. 22:6) Sus huesos, dice el santo Job, se llenarán con los vicios de su juventud, y dormirán con él en el polvo. (Job.20:11)

Cuando una persona joven ha vivido con malos hábitos, los llevará a la tumba. Las impurezas, blasfemias y odios, a los que se acostumbró en su juventud, lo acompañarán hasta la tumba, y dormirán con él hasta que sus huesos sean reducidos a cenizas.

Corrige a tu hijo mientras haya esperanza; si no, tu serás el responsable de su muerte (Prov. 19:18) Es muy sencillo, cuando son pequeños, entrenar a los hijos en la virtud, pero cuando llegan a la madurez, es igual de difícil corregirles, si han adoptado los hábitos del vicio.

San Alfonso María de Ligorio, Doctor de la Iglesia

Print Friendly
26/08/2016 | Por | Categoría: Formación Católica
Tags: , ,

Deje su comentario