Los dos caminos para la mujer | Acción Familia
Comparta

Los dos caminos para la mujer

En estos tiempos, en que está de moda hablar de igualdad y de derechos de la mujer, conviene reflexionar sobre su papel en la sociedad.

Madame Louise de France

¿Qué era la mujer antes del Cristianismo?

¿Que es ella todavía en las regiones donde el Evangelio no ha triunfado? Destinada a la servidumbre y profundamente degradada parecía dudarse otrora de que tuviese alma. En ninguna parte se le reconocían derechos, ni categoría ni dignidad.

El Cristianismo cambió radicalmente esta situación deplorable. La abyección de Eva desapareció con la aparición de María, como la aurora disipa las tinieblas. “Una mujer, dice San Ireneo, había ofrecido al hombre el fruto de la muerte; otra mujer le ofreció el fruto de la vida.”

Desde la época de la Redención, hay dos caminos que se abren frente a la mujer: el camino de María Inmaculada y la trayectoria de Eva.

Entre estas dos vías no hay término medio: o descender, como la madre del pecado, la pendiente fatal de la vergüenza, o seguir los pasos de la mujer inmaculada, alzándose hasta la cumbre más alta de la perfección. La mujer, o perpetúa la vida de Eva, ejerciendo sobre los que la rodean una influencia perniciosa, o imita y propaga la vida de María Santísima por el ascendiente de sus virtudes.

Print Friendly
13/05/2016 | Por | Categoría: Formación Católica
Tags: , , , , ,

2 Comentarios to “Los dos caminos para la mujer”

  1. María de la Luz Alvarez dice:

    Cierta es la comparación y que ejemplo la de la Virgen María que lo único que hace es enaltecer a la mujer que la imita. Seguir su ejemplo es el mejor camino para conocer y amar a su Hijo y Ella nos llevará de la mano si se lo pedimos. Gracias María Santísima por haber sido mujer y darnos el mejor ejemplo que podíamos haber tenido.

  2. Monika dice:

    Salve Maria!

    Bellísima comparación entre la Eva pecadora y la nueva Eva, La Inmaculada Concepción que pisa a la serpiente infernal, el triunfo del Bien en aquella que es Nuestra Madre, así como el Señor nos la dejó desde su agonía en la Cruz.
    Lamentablemente la mujer de hoy ha caído en el modernismo (niñas hasta ancianas) y responden a su sociedad en decadencia, usan pantalones, zapatillas, tatuajes entre otras horribles modas, mientras que la de antaño sea noble o plebeya siempre vestía como mujer, se peinaba y hablaba como mujer, etc. Hasta la muy pobre se vestía como mujer! Hoy cuando vemos la inmoralidad de las calzas, chupines, novias que parecen más vedettes con sus vestidos al destape, debemos reflexionar ¿qué nos diría la ejemplar Ssma. Virgen que desde su sencillez es la Reina de la Creación????

    ¡FORTIS IN FIDEI!

    Buenos Aires.

Deje su comentario