Comparta

La Inmaculada Concepción (Podcast)

Todos los hombres sentimos en nuestro interior la inclinación al mal, y cada vez que consentimos a sus solicitaciones, notamos que una mancha ensucia el interior de nuestras almas. De esta triste realidad, todos tenemos la experiencia.

De ahí que la idea de la purificación es inherente al hombre en todos los lugares y tiempos. Ella estaba también muy extendida entre los hebreos, griegos y romanos. El Antiguo Testamento narra las ceremonias de purificación que practicaban los judíos, inmolando un cordero inocente.

La idea del pecado nos acompaña desde que nuestros primeros Padres, Adán y Eva, desobedecieron el mandato de Dios, “no comerás de este fruto”.

El castigo de esa desobediencia, “ganarás el pan con el sudor de tu frente, y tendrás tus hijos con dolor”, lo recibieron ellos y sus descendientes, es decir, cada uno de nosotros.

La Iglesia católica, como Madre y Maestra de la Verdad, definió el año de 1854 el dogma de la Inmaculada Concepción que sostiene que María Santísima, Madre de Jesús, a diferencia de todos los demás seres humanos, no fue alcanzada por el pecado original sino que, desde el primer instante de su Concepción, estuvo libre de todo pecado.

Print Friendly

Gravityscan Badge


07/12/2013 | Por | Categoría: Formación Católica
Tags: , , ,

Deje su comentario