La gran realización de Karl Marx | Acción Familia
Comparta

La gran realización de Karl Marx: coaligar a los adeptos de una tendencia

Igualdad no significa justicia

Una tendencia radicalmente igualitaria y anárquica

La gran realización de Karl Marx no fue la elaboración del llamado comunismo científico, doctrina confusa e indigesta que pocos conocen. El marxismo es tan ignorado por las bases comunistas y por la opinión pública de nuestros días cuanto las elucubraciones de Plotino o Averroes. Marx consiguió, eso sí, desencadenar la ofensiva comunista mundial, coaligando a los adeptos de una tendencia radicalmente igualitaria y anárquica, inspirada toda ella en el comunismo utópico.

En otros términos, si los líderes marxistas están imbuidos de Marx en mayor o menor medida, los soldados rasos que ellos comandan son en general incapaces de conocer su doctrina. Lo que les lleva a aglutinarse alrededor de sus jefes son vagas ideas de igualdad y de justicia inspiradas en el socialismo utópico.

Y si los cuadros marxistas encuentran fuera de sí mismos, en ciertos sectores de la opinión pública, una aureola de simpatía, lo deben en el fondo a la irradiación casi universal de los principios igualitarios de la Revolución Francesa y del sentimentalismo romántico inherente al socialismo utópico.

Un sustrato igualitario y anárquico continúa influyendo a fondo en la opinión pública

Socialismo utópico, marxismo y anarquismo: tres etapas de un proceso

De todas estas consideraciones resalta con claridad cuál es el principal factor causante del caos en que va hundiéndose Occidente, y hacia donde va arrastrando al resto del mundo.

Ese factor es la aceptación muy generalizada de las tendencias y doctrinas de sustrato igualitario y anárquico que continúan influyendo profundamente en la opinión pública. Y así, ellas sirven de cebo a los comunistas para arrastrar, en determinadas coyunturas políticas, a las turbas con las que pretenden arrasar los últimos vestigios de sacralidad y jerarquía de la civilización cristiana aún existentes.

Esto no quiere decir que el pensamiento de Proudhon y de sus congéneres constituya la gran palanca ideológica de los acontecimientos contemporáneos. Los utopistas están muertos, y casi nadie los recuerda en nuestros días. Ellos no fueron sino una etapa en la gran trayectoria iniciada por los movimientos ideológicos y culturales del siglo XVI. Ellos contribuyeron a universalizar las aspiraciones de nivelación económico-social que la Revolución Francesa contenía tan sólo en germen. Dichas aspiraciones de total igualdad económica y social, de las cuales los utópicos no fueron sino portavoces, alcanzaron un eco difuso en todo el mundo. Ese eco continúa repercutiendo a lo largo de la Historia, mucho tiempo después de haber caído en el olvido tanto ellos como sus obras.

Si queremos, pues, detener los pasos de la nueva catástrofe que nos acecha, es necesario principalmente deshacer el trágico error doctrinal que identifica la igualdad absoluta con la justicia absoluta, y la libertad verdadera –de la que la Verdad y el Bien absolutos son merecedores– con el libre curso, e incluso con el favorecer de todos los errores y de todos los desórdenes.

Extractado de “Autorretrato filosófico”, de Plinio Corrêa de Oliveira

Print Friendly
18/08/2016 | Por | Categoría: Formación Católica
Tags: , , ,

Deje su comentario