Comparta

El niño nace con la percepción del bien y el mal.

Paul Bloom, profesor de psicología de la Universidad de Yale (EE.UU.), su mujer Karen Wynn y Kiley Hamlin, de Laboratorio de Cognición Infantil de esa universidad, estudiaron profundamente la capacidad de valoración moral en los niños entre seis y diez meses de edad. Llegaron a la conclusión de que, ya en esa edad, los niños distinguen entre las personas buenas y malas, manifestando atracción por las primeras y rechazo por las segundas.

El equipo de investigadores de Yale publicó recientemente un libro en el cual se concluye que los bebés no son moralmente indiferentes sino que tienden a sonreír y aplaudir delante de las cosas buenas y bellas, y hacer muecas y volver la cabeza frente a cosas malas o feas. Para los científicos, los niños nacen con un instinto que les permite discernir instintivamente el bien y el mal, lo bello y lo feo.

En consecuencia, comentamos, la moral no es de ninguna manera un fruto del condicionamiento ambiental, cultural, social o religioso, sino algo que deriva de la misma naturaleza humana, creada por Dios.

Por otra parte, esta investigación debe servir de advertencia a los padres sobre la delicada misión que les incumbe de educar a sus hijos, aún desde la más tierna infancia.

Print Friendly
19/06/2016 | Por | Categoría: Formación Católica
Tags: ,

3 Comentarios to “El niño nace con la percepción del bien y el mal.”

  1. María de la Luz Alvarez dice:

    Muy interesante el artículo y creo que se debería difundir para dejar de creer que todo es culpa del medio que nos rodea. Hay una ley natural que trae el ser humanos desde su concepción y esa la tenemos todo. Se va perfeccionando con el crecimiento y mejorando con los valores y enseñanzas que nos dan nuestros padres, pero nadie puede decir que “no sabía” que era malo porque su conciencia,aunque mal formada, tiene la base de la ley natural.

Deje su comentario

*Escriba los caracteres