Comparta

Súplicas desesperadas ocultas en productos chinos

En octubre de 2012, Julie Keith , una madre de Oregón ( EE.UU. ) , quedó estupefacta: en un paquete para Halloween “made in China” que compró en la tienda Kmart había una carta escondida meticulosamente . Con una escritura trémula, el mensaje en inglés describía un escenario de horror. El autor estaba encarcelado en un campo de trabajos forzados en el norte de China, trabajando 15 horas por día durante toda la semana, bajo el látigo despiadado de los guardianes.

Julie Keith muestra la carta que encontró oculta en el juguete

“Si usted compra este producto, por favor, envíe esta carta a la Organización Mundial de los Derechos Humanos”- leyó Julie . “Millares de personas en China, que sufren persecución por parte del Partido Comunista, le quedarán agradecidos para siempre.”

Mientras tanto, el autor -Zhang , de 47 años, consiguió salir de la fábrica‒prisión . Al igual que muchos otros ex detenidos, describió el universo carcelario socialista, marcado por terribles abusos, palizas frecuentes y falta de sueño de los prisioneros, encadenados durante semanas en posiciones dolorosas. La muerte de colegas por suicidio o enfermedad eran parte del pan de cada día.

Lo corrobora Shenchun Chen , de 55 años , quien pasó dos años en uno de estos campos: “A veces los guardias me agarraban por el pelo, me ponían en la piel barras conectados a la electricidad, hasta que el olor a carne quemada llenaba la sala”, dijo .

La mayoría de los esclavos‒trabajadores de Masanjia fueron detenidos a causa de su fe. Pero el régimen los mezcla con prostitutas, drogadictos y activistas políticos. Las violencias se concentran en aquellos que se niegan a renegar de su fe.

Ni los dirigentes del campo de concentración, ni la Sears Holdings, propietaria de la tienda Kmart, quisieron aceptar las solicitudes de entrevista. Julie pasó la carta a una agencia de gobierno de los EE.UU. , pero la administración Obama adopta una actitud de servilismo ante las prácticas inhumanas de los chinos . Por ejemplo, un funcionario dijo que el esclarecimiento de este caso sería demasiado largo. Lo que equivale a decir que nunca será aclarado.

Como ocurrió con Zhang …

La próxima vez que el lector compre algún producto chino, piense en la tragedia aquí descrita.

_________

(* ) Luis Dufaur colaborador de la agencia Boa Imprensa ( ABIM )

Print Friendly
12/09/2013 | Por | Categoría: Decadencia Occidente
Tags: , , , ,

Deje su comentario