Comparta

¿Quién es el loco?

En un consultorio psiquiátrico, el médico interroga prolongadamente a un hombre:

– “¿Vd. insiste, entonces, en que su hermano está loco?”

– “Sí, doctor. Puedo narrarle algunos hechos sintomáticos a ese respecto”. – Y el hombre continúa su cantinela con el médico, que le oye entre escéptico y aburrido. En cierto momento, el facultativo le interrumpe:

– “En fin, nada de lo que Vd. me cuenta es concluyente. Algunos hechos pueden tener una explicación normal. Otros, son un tanto extraños. Pero, en rigor, pueden ser explicados por cierta tensión nerviosa, causada, tal vez, por el estado de sus negocios. Nada veo que demuestre claramente, indiscutiblemente, un estado de desequilibrio.”

El hombre, perplejo, respondió:

– “Doctor, sólo le pido cinco minutos más, para contarle un último caso”. – Y ante el asentimiento del médico, la pequeña narración comenzó.

Póngase el lector en la posición del psiquiatra, y juzgue por sí los hechos.

* * *

– “Mi hermano, doctor, vive en una casa pobre, sombría y destartalada, que es vecina del caserío X, perteneciente al mayor ricachón de la ciudad.

“Inconsolable por no ser él mismo el ricachón, mi hermano comenzó a hostilizar a su poderoso vecino. Armó intrigas en su servidumbre. Después, fomentó una especie de huelga de los criados contra el patrón.

“Este último, no queriendo perder tiempo –time is money– con cuestioncillas de esas, resolvió la pelea doméstica como pudo.

“Vd. piensa con seguridad, que él encargó su abogado que amenazase a mi hermano y le denunciase a la policía como subversivo. O que le asustó con alguna otra forma de persecución.

“¡Nada de eso! El rico mandó ofrecer créditos a mi hermano, para que arreglara la casa vieja y fea, alimentase y lavase convenientemente a sus hijos sucios y hambrientos, comenzase a hacer plantaciones metódicas en su tierra, que no es mala. Evidentemente, el rico esperaba hacer así una aplicación pequeña de capital, reembolsable a plazo indefinido y a intereses bajos. Y así, al menos, librarse de la molestia de aquel vecino incómodo.

“El ofrecimiento debería haber distendido a mi hermano. ¡Pero nada! El aceptó el ofrecimiento del dinero, que usó enseguida para prolongar la efervescencia en la propiedad del vecino y para sembrar contra éste antipatías en todo el barrio. Previendo una agresión que de ningún modo le haría un vecino tan bonachón, mi hermano comenzó a armarse. Así fue como todos interpretamos la continua entrada de revólveres en su finca, donde, por otra parte, todo –casa y niños– continuaba pobre y sucio como antes.

“Pero las escamas se nos cayeron de los ojos cuando vimos que, con el abundante dinero del ricachón, mi pobre hermano demente montó, nada más y nada menos, que un taller para la fabricación doméstica de armas y pequeños explosivos. Mi hermano, doctor, quería invadir el caserío del ricachón, rompiendo así con éste, y acabando como consecuencia con la fuente opulenta de los créditos, con los cuales él podría salir de la miseria. De aquella miseria que fue la causa primera de su odio contra el rico.

“Vea bien, doctor, la contradicción. El odiaba al hombre porque éste era rico. Y él era pobre. El hombre le da medios para dejar de ser pobre, y él, en vez de sacar provecho del gesto, ataca al benefactor.

“Como Vd. puede imaginar, no faltó quien fuese a contar todo eso al ricachón. Y éste, siempre muy sensato, llegó a la conclusión de que en el corazón de mi hermano hervían la envidia y el odio porque el dinero tal vez no fuese suficiente para distender su ánimo.

“La locura, como Vd. sabe mejor que yo, tiene su lógica. Dándose cuenta de que, cuanto más moleste y amenace al ricachón, más dinero obtendría, mi pobre hermano está aumentando sus equipos, las intrigas y los planes de agresión. Está claro, por lo menos en la cabeza de un loco.

“¿Vd. haría eso, doctor, con alguien que le hiciese préstamos amistosos para restaurar su consultorio y su residencia, y reequipar la despensa y los armarios de la familia y comprar un coche nuevo? ¿Está o no loco mi hermano, doctor?

* * *

Le pregunto, lector, en el lugar del médico ¿cuál sería su opinión? ¿Juzgaría loco al propietario iracundo?

En todo caso, Vd. no es médico. Ni yo tampoco. Veamos cual fue la reacción del médico.

Aburrido, cansado, se levantó dando por finalizada la consulta. Y, mientras se iba preparando para salir, dijo ásperamente al hombre atónito: “Su hermano no tiene nada de loco. Es un refinado bellaco, que explota al rico bonachón. Este sí, es el verdadero loco de la historia. Y Vd., amigo mío, no pasa de un ingenuo. Para su edad, un retrasado mental. O Vd. sale enseguida de aquí o mando encerrarlo para exámenes psiquiátricos. Pues no es posible estar en sus cabales y al mismo tiempo ser así de ingenuo”.

* * *

La historia termina con el pobre hombre huyendo de prisa por el ascensor. Cuando llegó a la calle, se calmó un poco, movió la cabeza y pensó:

— “Este mundo está cada vez más lleno de locos. Mi hermano está loco. Veo que este médico no está lejos de serlo. El único hombre sensato de esa historia es el ricachón. Y, claro está, también yo”.

– Lector, ¿cuál es su opinión? En todo esto, ¿quién es el loco?

Me acordé de toda esa historia leyendo en la prensa numerosas noticias de las ayudas que Estados Unidos ha venido dando a China, considerándola por muchos años como “nación más favorecida”. Mientras tanto, China viene armándose y desarrollando misiles intercontinentales que tienen como blanco al propio Estados Unidos.

A pesar de esto, no hay la más pequeña evidencia de que el comercio de este país con China vaya a disminuir. De hecho, de acuerdo a la lógica del rico de la historia, sólo aumentará para tranquilizar la agresividad China.

– Entre éstos hechos y la historia de más arriba, ¿hay algún nexo, lector?

Si lo hay, pregunto: ¿quién es el loco?

Artículo adaptado de Plinio Corrêa de Oliveira, in “Folha de S. Paulo”, 10 de diciembre de 1976

Print Friendly
26/02/2012 | Por | Categoría: Decadencia Occidente
Tags:

Deje su comentario

*Escriba los caracteres