Comparta

Quién es el asesino en serie noruego

El asesino en serie noruego no es un “fundamentalista cristiano” sino un racista anticatólico y neo-pagano

Amenaza al Papa Benedicto XVI, a quien acusa de ser “un Papa que cobarde, incompetente, corrupto e ilegítimo”, ya que es responsable, así como los partidos de la derecha italiana, de “hacer un boicot a la lucha contra el Islam”.

La obsesión antimusulmana de Anders Behring Breivik, el autor de los atentados en Oslo y en la isla de Utoya, lo llevó a evocar una verdadera “Guerra civil europea” por medio de “ataques shock”, en los que uno de los objetivos sería el Papa.

Esta es la tesis del sociólogo Massimo Introvigne, especialista de las religiones y representante de la OSCE, quien la lucha contra el racismo y la discriminación contra los cristianos, después de analizar las motivaciones de Breivik, detallada en un documento titulado “2083 – Una declaración de independencia Europea”, firmado “Andrew berwick” y publicado en un sitio Web cifrado el 22 de julio, sólo unas horas después de la masacre.

Según Introvigne, la autenticidad del texto está confirmada por el hecho que contiene detalles sobre la vida privada familiar de Breivik y sobre la preparación del ataque, que sólo el terrorista podría haber conocido. Además, este texto “es coherente con otros escritos de los cuales Breivik es sin duda el autor”.

Es un texto de más de 1.500 páginas, en parte una antología de escritos de otros autores contra el Islam y la inmigración, como el bloguero noruego Fjordman, que es “el verdadero padre espiritual terrorista”, para quien, después de la Edad Media, el cristianismo –cuyos aspectos positivos serían de origen pagano– se convirtió en “una amenaza peor que el marxismo” para Europa.

El documento incluye elementos autobiográficos sobre Breivik, detalles minuciosos sobre las armas, las tácticas militares y de explosivos, y un alucinante diario sobre la preparación del atentado: “la parte más interesante, según Introvigne, es de naturaleza ideológica, ya que explica los motivos del ataque y las ideas de Breivik.”

En 2002, habría sido el cofundador en Londres de una orden neo-templaria, los Pobres Compañeros de Cristo del Templo de Salomón (PCCTS), inspirado en los grados templarios de la Masonería –una organización de la cual Breivik es miembro y que a elogiado su papel “esencial”– y abierto a todos los que reconocen la importancia de las raíces culturales cristianas, “pero también a los judíos y a las Luces”, como las raíces culturales “nórdicas y paganas”, por oponerse a los verdaderos enemigos, que son el Islam y la inmigración.

Según Massimo Introvigne, “lejos de ser un cristiano fundamentalista, Breivik, bautizado en la Iglesia Luterana de Noruega, se define como ‘cristiano cultural’, en la que la referencia a la herencia cristiana tiene sólo una función instrumental anti-islámica”, porque según él, las iglesias no están preparadas para la lucha contra el Islam. En consecuencia, propone un gran Congreso Europeo de cristianos a partir del cual puedan hacer una nueva iglesia europea y antiislámica. Breivik ataca directamente a Benedicto XVI por haber “abandonado el cristianismo y a los cristianos europeos y que debe ser considerado como un Papa cobarde, incompetente, corrupto e ilegítimo”.

“La guerra civil europea” de los “justicieros templarios” de Breivik deberían seguir tres fases, según Introvigne: en primer lugar “ataques shock realizados por células clandestinas”, cuyos blancos serían los partidos políticos: sobre todo los laboristas noruegos, pero también los partidos de la centro–derecha italiana, como el de Berlusconi (PDL), o aún el PD, el IDV y el CDU, acusados de frustrar la guerra contra el Islam.

Breivik subrayó que no es un nazi (“Si hay una figura que detesto, es Adolf Hitler”, dijo) porque su ideología político– religiosa es pro-semita y pro-Israel y sueña con una gran alianza entre los pueblos nórdicos y los judíos para luchar contra el enemigo con el que está obsesionado, el Islam.

“Queda por verse, dijo Introvigne, si Breivik delira o tiene razón cuando dice que su orden neo-templaria no se reduce a él sólo, sino que también reagrupa a otras personas (que, de acuerdo con el documento, han sido entrenados en África y en otros lugares por criminales de guerra serbios, que el terrorista considera como héroes).”. “Si fueran ciertas las amenazas, se deberían tomar muy en serio las que realizó contra el Papa y contra Italia.”

Fuente: Il Secolo XIX

Print Friendly, PDF & Email
29/07/2011 | Por | Categoría: Decadencia Occidente
Tags:

Deje su comentario