Los deliciosos sueños de los optimistas | Acción Familia
Comparta

Los deliciosos sueños de los optimistas

El optimista normalmente desarrolla sus pensamientos, así: una impresión personal, una viva simpatía que experimente con respecto a terceros, le servirán como una razón suficiente para confiar en ellos. Y, sobre la base de esta confianza, concebir deliciosos sueños.

Una simple fotografía de periódico o de revista, o el superficial análisis fisonómico realizado cuando la cara de una persona aparece en el video de un televisor puede arrastrar a los optimistas ‒individuos, grupos o multitudes‒ a los actos de confianza más temerarios.

El conocimiento y análisis de la biografía de la persona en foco, sus escritos, sus obras: todo esto importa poco. Basta ver su foto y escuchar su voz para juzgar…

Una vez más, éste es el punto débil de los optimistas. Sin conocer nada de los antecedentes de las personas, tienen facilidad para atribuir las intenciones más generosas y desinteresadas a los que les “cayeron bien”.

Fue así que muchedumbres enteras se entusiasmaron en los años 30, en Alemania y fuera de ella, por un pintor de paredes que habían “visto” y “oído” y que inmediatamente les “cayó bien”.

Cuando tales optimistas son numerosos, sean nazis, fascistas, comunistas o de cualquier otra especie, se abre una era de fácil triunfo para los demagogos y para la demagogia.

Fuente: Plinio Corrêa de Oliveira, “¿El comunismo ha muerto? ¿Y el anticomunismo también?

Print Friendly
16/08/2016 | Por | Categoría: Decadencia Occidente
Tags: , , ,

Deje su comentario