Comparta

La Tercera Guerra Mundial

Al regreso de su viaje a Corea el 8 de agosto del año pasado, el papa Francisco declaró que «ya hemos entrado en la Tercera Guerra Mundial, sólo que ahora se combate fragmentariamente, por capítulos».

Una guerra mundial quiere decir una guerra extendida al mundo entero, una contienda a la que no puede escapar nación ni pueblo alguno.

Una guerra mundial quiere decir una guerra extendida al mundo entero, una contienda a la que no puede escapar nación ni pueblo alguno. Pero en esta ocasión se trata de una guerra fragmentada, porque los actores que intervienen no son sólo los estados, las superpotencias, como en tiempos de la guerra fría. En aquella época, guerra mundial significaba el peligro de una guerra nuclear entre Estados Unidos y Rusia: un conflicto entre dos colosos que inevitablemente habrían arrastrado consigo a naciones menores dentro de sus respectivas esferas de influencia. Hoy en día ninguna de ambas superpotencias tiene el poder que tuvo en otros tiempos.

El imperio soviético se ha resquebrajado, pero también el estadounidense atraviesa una fase de crisis. Simbólicamente, comenzó a declinar en 2001, cuando se desmoronaron las Torres Gemelas dejando al descubierto la vulnerabilidad de dicho imperio. Ahora bien, la crisis estalló después de las guerras de Afganistán e Iraq. Estas guerras constituyeron un error, ante todo porque no se ganaron y, para una potencia de pretensiones imperiales, una guerra que no se gana debe considerarse una guerra perdida.

También Europa ha perdido una guerra: la de Libia en 2011. Gadafi fue derrocado, Libia se precipitó en el caos y Estado Islámico ha conseguido instalar una avanzadilla en el golfo de Sirte. Un inmenso cráter volcánico se extiende actualmente entre las costas líbicas, la periferia de Alepo en Siria y la de Bagdad en Iraq; un volcán cuyas erupciones no tienen su origen en fuerzas ciegas de la naturaleza, sino en los terribles errores cometidos por Estados Unidos y la Unión Europea.

Se trata de una guerra civil de alcance mundial, porque es una guerra ideológica y religiosa que se combate en todo el planeta y de la que sólo ahora empezamos a comprender su alcance. La primera, aunque no sea la única, expresión de dicha contienda es el islam. No debemos considerar al islam un enemigo que sólo amenaza a Europa desde el exterior. El islam tiene a Europa rodeada, pero ya está dentro de nuestro continente. Ha penetrado en Europa gracias al terrorismo, que todavía no ha estallado con toda su potencia, y también gracias a las masas de inmigrantes que la invaden según un plan claramente programado. Los inmigrantes clandestinos no huyen de la guerra; nos la traen a Europa.

Desde los años noventa está claro que el islam, en su avance hacia la conquista del continente europeo, sigue dos líneas estratégicas. Una es la línea dura, o sea, la yihad del islamismo radical, que quiere alcanzar la hegemonía mundial valiéndose de la guerra y el terrorismo; durante muchos años, su expresión más avanzada ha sido Al Quaeda, el movimiento de Bin Laden.

El verdadero enemigo no son los Estados Unidos ni el estado de Israel, que no existían cuando el islam llegó a las puertas de Viena en 1683, sino la Iglesia Católica y la civilización cristiana

La línea «suave», el llamado «islam moderado», se manifiesta ante todo mediante la inmigración y la demografía. Los Hermanos Musulmanes y, en Italia, la Unión de Comunidades y Organizaciones Islámicas (UCOII) son ejemplos de esta estrategia de expansión que actúa dirigiendo las mezquitas, las escuelas coránicas y los centros de enseñanza islámica.

Este ataque a Occidente por medio de dos estrategias complementarias ha experimentado de un año a esta parte una repentina aceleración.

La línea yihadista ha conocido un salto cuántico pasando de Al Quaeda al Estado Islámico (ISIS o, en árabe, Daesh). En un año hemos asistido al nacimiento y desarrollo de un estado islámico que tiene como fines declarados la reconstitución del califato universal que, como ha explicado la mayor especialista en temas islámicos, Bat Ye’Or, no es el sueño de los fundamentalistas, sino el objetivo de todo verdadero musulmán.

Pero el fenómeno de aceleración es asimismo característico de la línea yihadista moderada. La inmigración se ha transformado en una invasión masiva y al parecer incontenible de Europa.

En conjunto, nada más en el mes de julio han llegado a suelo europeo 107.500 inmigrantes clandestinos, más del triple que en julio del año pasado. Las solicitudes de asilo han alcanzado en un año, tan sólo en Alemania, la cantidad de 800.000. La impotencia de los gobiernos europeos no revela su incapacidad, sino su complicidad con el plan de islamización del continente.

En el encuentro de Rimini del pasado agosto, el padre Douglas Al Bazi declaró que Estado Islámico no es una degeneración, sino el islam auténtico; islam auténtico y a la vez político que está obteniendo el poder por medios democráticos. Se trata del anverso y el reverso de una misma terrorífica medalla. Dos estrategias complementarias de la misma máquina de  guerra.

Eurabia es un proyecto que tiene por objeto dividir a Europa en dos. La Europa latina y católica, formada por España, Francia e Italia, caería bajo la influencia islámica. El caos económico y social podría trastornar estas naciones, y en un clima de inestabilidad, el terrorismo se asociará a la rebelión de las nuevas masas islámicas. Un nuevo telón de acero dividiría la Europa protestante del norte, bajo influencia alemana y angloamericana, de la del sur, arabizada e islamizada. sólo desde esta perspectiva puede entenderse la cada vez más frecuenta alusión a la conquista de Roma.

«Libia es la puerta para llegar  a Roma». Así se llama la nueva campaña de terror de Estado Islámico en Libia, que ha publicado en Twitter una serie de imágenes que muestran a la Ciudad Eterna en llamas superpuesta a un mapa de Libia con la bandera negra del Califato. En el mensaje tuiteado por un combatiente de Estado Islámico, Abu Gandal el Barkawi, se llama a los yihadistas a «ir a Roma, o Romia, pasando por Libia, que es la puerta para acceder a Roma». En su mensaje, Barkawi añade: «Los ejércitos otomanos se han lanzado y han sitiado a Roma tras haber conquistado Libia al sur de Italia» (Ansa.it, 25 agosto de 2015 ).

No se trata de afirmaciones aisladas. Es el mismo objetivo anunciado hace más de diez años por el imán Yusuf al Qaradawi, principal representante de los Hermanos Musulmanes, el cual, tras haber dirigido la «primavera árabe» en Egipto, ha sido condenado a muerte en ausencia por el tribunal de lo penal de El Cairo el pasado 16 de junio.

Qaradawi es presidente del Consejo Europeo de Fatwa e Investigación, con sede en Dublín, punto de referencia teológico de las organizaciones islámicas vinculadas a los Hermanos Musulmanes. Sus ideas, difundidas a través del canal satelital Al Yazira, influencian a un sector considerable del islam contemporáneo. Para los Hermanos Musulmanes, al igual que para Estado Islámico, el objetivo final no es París ni Nueva York, sino la ciudad de Roma, centro de la única religión que el islam ha tratado de destruir desde su nacimiento.

El objetivo es Roma, porque la guerra que se está librando, antes que económica, política o demográfica es, como siempre, religiosa. Porque de Roma salió la fuerza moral que derrotó al islam en 1571 en Lepanto y en 1683 en Viena. El verdadero enemigo no son los Estados Unidos ni el estado de Israel, que no existían cuando el islam llegó a las puertas de Viena en 1683, sino la Iglesia Católica y la civilización cristiana, de la cual la religión de Mahoma no es sino una diabólica parodia.

El Papa Francisco no es San Pío V, pero Roma sigue siendo el corazón del mundo, el centro del Cristianismo, cuya fuerza reside en Jesucristo, que es quien ha fundado su Iglesia y la sigue guiando. Tenemos que entender lo que significa Roma para el islam. Y sobre todo debemos comprender qué debe significar Roma para nosotros. En esta guerra a nivel planetario sólo se puede lograr la victoria a través de la fuerza religiosa y moral de Roma.

Roberto de Mattei

Print Friendly
18/11/2015 | Por | Categoría: Decadencia Occidente
Tags: , , ,

5 Comentarios to “La Tercera Guerra Mundial”

  1. RECORDEMOS: ¡ayúdate que YO TE AYUDARÉ!

  2. Sergio F De Paz dice:

    Excelente, es lo que es, tal como lo profetizara Nuestra Sra Del Buen Suceso en Quito Ecuador 1610 y Fatima 1917. Mientras tanto “A Dios Orando y Con el Mazo Dando” Con certeza:
    “Mi Corazon Inmaculado Triunfara”

  3. María de la Luz Alvarez dice:

    Encuentro terrorífico el porvenir, pero la Iglesia no será destruida por mucho que los islamistas lo deseen. Dios protege a su Iglesia y estará con ella hasta el fin de los tiempos. Los católicos necesitamos tener más FE y confiar en Dios. El Espíritu Santo sabrá guiar a la Iglesia, al Papa y a los cristianos. Nos falta rezar más y entregarnos a la voluntad de Dios.

  4. Muy acertado el diagnóstico de la situación actual del mundo. Que el Padre de la misericordia, en atención al sacrificio de su Hijo Jesucristo y la intercesión de nuestra bendita Madre María, puesta en guerra contra satanás por el mismo Dios, nos ampare y salve.

  5. Bien se cree que una “tercera guerra mundial” tendría su origen en el mundo islámico, pero lo de su objetivo religioso de destruir el mundo católico me deja helado. Sin duda no podemos hablar de un “islamismo bueno” y un “islamismo malo”. Simplemente no creemos en el mismo Dios. Para nosotros los cristianos católicos el único y verdadero Dios es en esencia, amor; el islamismo es una doctrina que lejos de conducir al amor, promueve el odio, la destrucción y la violencia.

Deje su comentario

*Escriba los caracteres