Comparta

El caos, la nueva y peligrosa estrategia revolucionaria

Plinio Corrêa de Oliveira

El caos, la nueva y peligrosa estrategia de los movimientos revolucionarios sobrevivientes del comunismo y de otros movimientos anticristianos de carácter religioso, fue uno de los puntos de mayor preocupación y análisis, en los últimos años, de la fecunda vida del eminente pensador católico y hombre de acción brasileño, Prof. Plinio Corrêa de Oliveira.

Corrêa de Oliveira se distinguió por sus lúcidas previsiones sobre la realidad social, política y religiosa de Brasil y del mundo, muchas de las cuales se fueron cumpliendo a lo largo de las décadas, demostrando un innegable espíritu profético.

El tema del caos como instrumento revolucionario siempre estuvo presente en sus observaciones. En su obra maestra “Revolución y Contra-Revolución” (1959) Corrêa de Oliveira afirma que “encarados superficialmente, los acontecimientos de nuestros días parecen una maraña caótica e inextricable, y de hecho lo son desde muchos puntos de vista”. Sin embargo, añade, “es posible discernir resultantes, profundamente coherentes y vigorosas, de la conjunción de tantas fuerzas desvariadas”. En efecto, “al impulso de esas fuerzas en delirio, las naciones occidentales van siendo gradualmente impelidas hacia un estado de cosas que se va delineando igual en todas ellas, y diametralmente opuesto a la Civilización Cristiana”. De donde concluye que la crisis contemporánea “es como una reina a quien todas las fuerzas del caos sirven como instrumentos eficientes y dóciles”.

Según señaló Plinio Corrêa de Oliveira en numerosas conferencias y en textos como “Cuatro dedos sucios y feos” (1983), “Los dedos del caos y los dedos de Dios” (1992), intelectuales de izquierda y hasta “teólogos de la liberación” pasaron a ver el caos como un nuevo y eficaz instrumento de revolución social, después de la crisis del comunismo. Las llamadas teorías del caos, con sus aplicaciones al campo social, se pusieron en boga. No es por casualidad que el caos está siendo incentivado por diversos movimientos anticristianos, con raíz política y religiosa, que actúan de manera indiscutiblemente articulada en este mundo globalizado.

* * *

Si existe un denominador común de la vida pública y privada de tantas naciones hoy en día, se puede decir que es el caos

Traducimos a continuación el artículo “La inmovilidad móvil del caos” (A imobilidade móvel do caos” – 1993)

Si existe un denominador común de la vida pública y privada de tantas naciones hoy en día, se puede decir que es el caos. Las perspectivas caóticas parecen alimentarse a sí mismas y, cada vez más, se camina en las vías del caos, nadie sabe bien hasta dónde.

Las fuerzas enigmáticas del caos producen explosiones, erupciones, que dan la impresión de que el mundo se va a rajar. Los optimistas, los tontos -disculpe el lector el pleonasmo- se asustan poco, porque piensan que todo volverá a ser como antes. Los que se tienen en cuenta de clarividentes se alarman, creyendo que el mundo quedará “patas arriba” en cualquier momento. Pero ellos también se equivocan, pues “plus ça change, plus c’est la même chose” – cuanto más eso cambia, es más lo mismo…

En efecto, el proceso caótico que todos presenciamos y padecemos, por así decirlo, se mueve en la inmovilidad. Aquí, allí, más allá se manifiestan desavenencias, situaciones tan tensas y críticas, que se diría que una guerra mundial va a explotar en cualquier momento en algún lugar. Sin embargo, en ese girar del caos las situaciones terminan quedándose inmóviles.

Ahora, precisamente esa inmovilidad fija de la movilidad continua, de las situaciones que no mejoran, ni empeoran, constituye el propio drama en que, cada vez más, un número creciente de países se va hundiendo.

Es una especie de SIDA psicosocial que se difunde por el mundo entero: esa enfermedad no mata, pero debilita todo lo que pueda haber de sano y orgánico el interior de las naciones.

El demonio. padre del mal, del error y de la mentira, gime con estertores desesperados, vociferando su eterno y nefasto grito de rebelión: “Non serviam” – ¡No serviré!

El hombre de hoy, acobardado ante de la multiplicación de las catástrofes,  ruinas morales y materiales, se pone en cuclillas lamentando: “la regla de la vida es que las cosas se quiebren y a ella todos tienen que sujetarse. Todo se rompe y nada tiene significado. Las cosas ya no significan nada”.

Desde el fondo de todo ese panorama parece proyectarse el siguiente mensaje: “Habitúate y comprende que nada tiene razón de ser. ¡La razón humana está extinguida y nada más ocurrirá de forma razonable, nunca más! Pero esto no te será dicho explícitamente: ¡el operar de los acontecimientos mundiales será cada vez más absurdo e irracional. Y todos tendrán que habituarse a la idea de que el absurdo asumió el cetro del mundo!”

Ese parece ser el mensaje actual de los hechos: “¡Razón humana, retírate! ¡Pensamiento humano, enmudece! Hombre, no reflexiones más, y como un animal déjate arrastrar por los acontecimientos”…

Y, de lo más recóndito de ese abismo es dado al católico discernir las fulguraciones engañosas, el cántico al mismo tiempo siniestro y atrayente, emoliente y delirante de aquel ser abyecto que es como una personificación de la ilogicidad, del absurdo, de la rebelión irracional y llena de odio contra el Omnipotente sapientísimo: el demonio. Padre del mal, del error y de la mentira, gime con estertores desesperados, vociferando su eterno y nefasto grito de rebelión: “Non serviam” – ¡No serviré!

Esas son las perspectivas sobre las cuales pueden y deben discutir los teólogos. Los teólogos verdaderos, es claro. Es decir, los pocos entre ellos que aún creen en la existencia del demonio y del Infierno.

Print Friendly
29/04/2016 | Por | Categoría: Decadencia Occidente
Tags: , , , , , ,

Deje su comentario

*Escriba los caracteres