Comparta

¿Dónde ha quedado la separación de la Iglesia y del Estado en el calentamiento global?

Con 23 años de fracaso a su haber, ecologistas, socialistas e izquierdistas de todos los colores continúan recitando hasta la saciedad el mantra alarmista del calentamiento global. Mientras que la NASA y la Universidad de East Anglia luchan para producir datos creíbles que confirmen la teoría del calentamiento global, el 60 % de los estadounidenses no han creído esta exageración. [1]

La voz de la comunidad de fe va a ser muy importante

Ahora parece que sólo la fe salvará la agenda del calentamiento global. La fe, la fe propiamente religiosa. Parece que miembros de la Iglesia se han entusiasmado con la idea del calentamiento global. En una entrevista acerca de la próxima encíclica papal para hacer frente al cambio climático con el National Catholic Reporter, el administrador de la EPA ( Agencia de Protección Ambiental), Gina McCarthy, dijo:

la voz de la comunidad de fe va a ser muy importante en este caso porque la EPA puede hablar de la ciencia y llegar hasta un cierto punto.” [2]

Al parecer, la siguiente fase del alarmismo climático es poner la credibilidad del clero al servicio del proyecto fracasado del calentamiento global.

Discutir sobre si la temperatura global ha aumentado una fracción de grado, o si la NASA tenía un grado de precisión en sus cálculos de un 65 % o de un 38 %, es irrelevante. Por lo demás, los meteorólogos no consiguen predecir con precisión patrones meteorológicos consistentes usando modelos computacionales, ¿cómo podremos confiar en esos mismos modelos para informarnos sobre el calentamiento global?

El calentamiento global es promovido por una sensación emocional porque no se puede demostrar con datos creíbles, y menos de que es creado por el hombre. Esta es sólo una faceta de un cuadro más grande. Lo que es más preocupante son las soluciones propuestas a una teoría no probada: la redistribución de la riqueza y la destrucción de la civilización industrializada.

Dicha agenda redistributivista tiene una larga historia.

La política climática ya no tiene casi nada que ver con la política ambiental, con problemas como la deforestación o el agujero de ozono

En una entrevista con un funcionario del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, (IPCC) Ottmar Edenhofer afirma sin ninguna prueba que “los países desarrollados han expropiado básicamente el ambiente de la comunidad mundial. Pero hay que decir claramente que de hecho redistribuimos la riqueza del mundo con la política climática. Obviamente, los propietarios del carbón y del petróleo no quedarán entusiasmados con esto.

Uno tiene que liberarse de la ilusión de que la política climática internacional es la política ambiental. Esto ya no tiene casi nada que ver con la política ambiental, con problemas como la deforestación o el agujero de ozono“. [3]

El organizador de la Cumbre, Maurice Strong, ofreció unas palabras de apertura en la primera Cumbre del Clima de la Tierra de la ONU, en 1992 en Río de Janeiro, Brasil, que revelan el verdadero objetivo de los alarmistas:

Podemos llegar al punto de que la única manera de salvar al mundo será que la civilización industrializada colapse. ¿No es nuestra responsabilidad de llevar esto a cabo?[4]

Un ex senador estadounidense representando a la administración Clinton, como subsecretario de Estado para asuntos globales, Timothy Wirth D-CO, declaró en la misma cumbre: “Tenemos que impulsar el tema del calentamiento global. Incluso si la teoría del calentamiento global está equivocada, estaremos haciendo lo correcto en términos de política económica y de política ambiental”. [5]

La amenaza de la crisis ambiental será la clave para desbloquear el Nuevo Orden Mundial

Si todas estas observaciones no son lo suficientemente impactantes, Mijail Gorbachov demuestra que entiende el juego a un nivel más alto. En 1996, hizo hincapié en la importancia de utilizar el alarmismo climático para promover los objetivos marxistas socialistas:

La amenaza de la crisis ambiental será la clave del desastre internacional para desbloquear el Nuevo Orden Mundial[6]

A los países comunistas les importa poco el medio ambiente y no están dispuestos a participar en las soluciones propuestas en las Cumbres del Clima; Gorbachov se refiere específicamente al comunismo mundial.

Una cosa es que los socialistas delirantes impulsen el fin de la civilización industrializada occidental, con el pretexto del calentamiento global, pero otra completamente diferente es si nuestro clero apoya una causa errónea y su remedio apocalíptico.

Parece que los izquierdistas no tienen ningún problema con que el clero preste credibilidad a su teoría del calentamiento global. Parece ser que el fin justifica los medios, ya que en este asunto, no existe un clamor exigiendo la separación de la Iglesia y del Estado.

Escrito por Gary Isbell


[1] http://www.gallup.com/poll/167960/americans-likely-say-global-warming-exaggerated.aspx

[2] http://ncronline.org/blogs/eco-catholic/epa-chief-vatican-obama-aligned-francis-climate-change

[3] http://newsbusters.org/blogs/noel-sheppard/2010/11/18/un-ipcc-official-we-redistribute-worlds-wealth-climate-policy

[4] http://www.cfact.org/2013/02/06/global-warming-was-never-about-climate-change/

[5] http://www.cfact.org/2013/02/06/global-warming-was-never-about-climate-change/

[6] http://www.cfact.org/2013/01/22/ushering-in-the-new-socialist-world-order-one-crisis-at-a-time/

Print Friendly
21/03/2015 | Por | Categoría: Decadencia Occidente
Tags: , , ,

Deje su comentario

*Escriba los caracteres